27.7°C / 81.9°F
$17.06 - $18.10

Puros buenos deseos

Por: Cuauhtémoc Monreal Rocha | 16 de mayo, 2017 - 05:46 | Opinión |

Si el emperador me quiere, que me pague, pues sólo el honor de estar con él, no me alcanza. Wolfang Amadeus Mozart. Compositor y pianista austriaco.

En lo personal, no festejamos el día de la madre, ni le damos importancia a ese día, para no hacerles el caldo gordo a los comerciantes de todo tipo y es que desde que estábamos "asinita", nos enseñaron el mandamiento de la ley de Dios: HONRA A TU PADRE Y A TU MADRE, la festividad de ese día, fue una ocurrencia antisocial del periódico Excélsior y el clero católico mexicanos, con beneplácito del sector empresarial de aquella época, pero si usted prefiere gastar en su mamá en una fecha puramente comercial antes de honrarla en vida con hechos y no solamente con regalos, bien. 

Mas no crean que nos escapamos de las mamás que tenemos en casa (6) no, no, no, no, no, se unen. se aglutinan, se reúnen y conspiran contra nosotros, llegando al descaro de escoger lugar y hora donde llevarlas a comer sea el 10 de mayo mexica o sea el día de la madre gringa -tenemos de ambas fechas-, pues de una u otra forma, de todas maneras nos dan en la ídem económicamente hablando y como todo es con el poder de nuestra firma, ya sabrán como tiembla la tarjeta y en esas estamos, por eso escribimos antes de, en lugar de, porque a lo mejor se nos pasan los huachicoles. ¡Salú, raza por la jefita!

Sin embargo el tema semanal es patronal. Hace unos días leímos en la prensa local, que el gobierno de los Estados Unidos, solicitó a su homólogo mexicano, que debe incrementar los salarios a los trabajadores del país del águila y la serpiente y en la misma nota, Miguel Ángel Calderón,  agrega que la mano de obra del obrero mexicano es muy competitiva, solo que el mismo pelao comenta, palabras más palabras menos, que si a los trabajadores se les aumenta su salario, se dispararía el fenómeno inflacionario, como ya sucedió ahora que a los modernos Ilotas de las nuevas ergástulas laborales, por órdenes del señor Peña, les aumentaron, en el salario mínimo, la estratosférica cantidad de SIETE PESOTES DIARIOS, pero que al parecer, el fenómeno inflacionario, ya lo está digiriendo sin chistar, el sufrido y abnegado sector empresarial.

Total puros buenos deseos. Cuándo se sentará  el sedicente gobierno revolucionario que sí sabe gobernar y el sector empresarial para platicar, como Dios manda, sobre la situación tan precaria de los millones de trabajadores mexicanos dependientes del salario mínimo, urge, por el bien de ambos sectores, alivianarle la carga al sector productivo del país, es necesario un salario digno que poco a poco, vaya sacando a los mexicanos asalariados de la pobreza, de otro modo, todo quedará en demagogia, más demagogia y solo demagogia. Mientras esto sucede, pues que sigan asustando a los obreros y a las amas de casa con el petate del muerto de la inflación que por cierto, en el mes de abril rebasó el 5.3 %. Vale.

Por Cuauhtémoc Monreal Rocha