32.1°C / 89.8°F
$16.88 - $17.95

Un Nuevo Paradigma Político (Parte II)

Por: Carlos Angulo Parra | 10 de mayo, 2017 - 06:03 | Opinión |

En mi última entrega hablamos de la nueva configuración que deben de tener los presupuestos que ejercen los gobiernos, basados en verdaderos enfoques en “base cero”, sustentados con una reestructuración de las funciones esenciales del gobierno, eliminando las dependencias y las mega estructuras burocráticas diseñadas para que los grupos políticos se mantengan en el poder, y no en otorgar los servicios que el Estado debe proporcionar al ciudadano para generar el bien común.

Asimismo, hicimos mención a que la seguridad pública tenía que reconfigurarse de abajo para arriba, generando las policías de proximidad y las policías especializadas en sectores de la economía, a fin de estar cercanas a las problemáticas de la convivencia social y de las anomalías criminales.

En esta entrega, continuando con esta conceptualización de un nuevo paradigma de gobierno, reflexionamos en la posibilidad de entablar un diálogo constante y directo entre gobierno y sociedad, para que trabajando juntos se desarrollen soluciones a los problemas de la comunidad.

Los ciudadanos son los que están, digamos, a nivel de tierra, en la convivencia cotidiana con el quehacer social y con su problemática. Ellos, tienen a la vista múltiples opciones de solución, pero el gobernante desde una óptica miope y enfocada en todo, menos en la solución de los problemas, no los visualiza y no plantea soluciones viables . Cuando un problema le revienta en la cara, el gobernante luego sale con ocurrencias de bote pronto que muchas veces hasta complican los mismos problemas.

Es por ello, que es necesario aplicar las metodologías de Gobierno Abierto, a fin de que los ciudadanos tengan un contacto directo con el gobernante y trabajen juntos las soluciones, aplicando la experiencia empírica del ciudadano y los conocimientos técnicos derivados de la estructura del gobierno, apoyados con recursos económicos.

Así, gobierno y sociedad tienen la posibilidad de desarrollar soluciones sencillas, prácticas y efectivas a la compleja realidad social.

Pongamos un ejemplo: supongamos que en una colonia existe un problema grave de robo de vehículos, partes automotrices, y de vandalismo de equipamiento urbano, como robo de alcantarillas, destrucción de arbotantes del alumbrado público y de juegos de los niños en los parques, así como la proliferación de grafiti en bardas y casas. Esto ha llevado a la colonia a que la misma se convierta en un nido de malvivientes y drogadictos, que surja el narcomenudeo que genera violencia en pandillas generándose un gran deterioro social.

Los vecinos saben quiénes son los líderes de las pandillas, saben a qué horas y en dónde operan, conocen dónde viven o de que otras colonias provienen. La solución no es necesariamente atacar a los pandilleros. La solución puede surgir de desarrollar un trabajo conjunto de autoridades y vecinos, en donde se contrate a policías de barrio provenientes de las mismas áreas con problemas, que sean conocidos por su probidad. Contratarlos con sueldos dignos y prestaciones adecuadas, para disuadirlos de involucrarse con los criminales. Estableciendo un programa colaborativo para reparar el alumbrado público, en donde la autoridad otorgue a los vecinos recursos para que ellos mismos los apliquen adecuadamente y que sean supervisados por la propia autoridad.

Se puede instituir un programa para eliminar el grafiti, para dar clases anti-grafiti en las escuelas. Para desarrollar proyectos culturales en la colonia que haga que sus jóvenes se interesen en actividades distintas del vicio, y a bajar a los ciudadanos a que retomen los espacios públicos con sus familias, mediante la reparación de los parques, en colaboración conjunta de vecinos/autoridad.

De esta manera, el gobierno y la sociedad trabajando de una manera descentralizada, a través de representantes de la autoridad de la propia colonia que desarrollen trabajo voluntario, pero tengan poder de la autoridad pública, puedan desarrollar soluciones conjuntas para estos problemas y generar círculos virtuosos de solución de los problemas cotidianos.

Si estas soluciones no se llevan a cabo, se generan círculos viciosos que llevan al deterioro y desarticulación social y a la generación de crimen y corrupción.

Es por ello, que los ciudadanos debemos de inmediato desarrollar un inventario de soluciones a los problemas y trabajarlos con nuestros futuros gobernantes que los propios ciudadanos promuevan, a fin de que la sociedad llegue a elegir a sus autoridades y parar a la mafias de seudo líderes depredadores, provenientes de partidos políticos, organismos empresariales, factores reales de poder que se dedican a explotar a nuestras comunidades que caen presa de estos intereses ajenos a una visión de generación de bien común.

Por ello, debemos de tomar conciencia de que el único camino a seguir es el que provienen de la sociedad civil que impulse a las instituciones del Estado a actuar para generar esa colaboración necesaria con los ciudadanos.

Las modernas metodologías de Gobierno Abierto lo permiten, por lo que es imperativo aplicarlas.

Última Instancia

Por.- Carlos Angulo Parra