29.8°C / 85.6°F
$16.74 - $17.83

Patrocinio innecesario

Por: Alejandro Velasco | 10 de mayo, 2017 - 03:15 | Opinión |

En el mundo del boxeo profesional, los pugilistas que hacen carrera y que participan en las carteleras a nivel internacional reciben bolsas muy cuantiosas y en dólares, por ejemplo Mike Tyson, el legendario boxeador estadounidense de peso completo, estaba acostumbrado a pagos de alrededor de 35 millones de dólares por encuentro; el filipino, Manny Pacquiao, llegó a cobrar hasta 80 millones de dólares y se mencionó una bolsa de poco más de 100 millones de dólares; Floyd Mayweather Jr, se ha llevado bolsas similares por una pelea, mientras que el Canelo Álvarez en el pasado encuentro frente a Julio Cesar Chávez Jr. ganó más de 20 millones de dólares, mientras que Chávez se llevó 6 millones; por supuesto que se trata de las peleas estelares., en las que incluso los protagonistas de los encuentros ganan un porcentaje de las ventas por pago por evento, lo que hace que sus ganancias se eleven de forma impresionante

Mientras que, en las peleas preliminares, las bolsas no son tan grandes, pero nada despreciables y nada más por ponerle un ejemplo, el canadiense David Lemiux, ha recibido pagas de 1.5 millones de dólares por subirse al cuadrilátero, y mientras la pelea esté mas lejos de la estelar, también las bolsas se ven reducidas, pero siempre la que va justo antes de la que atrae los reflectores es muy bien pagada.

Y precisamente este pugilista, David Lemiux, fue quien enfrentó al chihuahuense Marco “Dorado” Reyes, en la pelea previa a la de Canelo – Chávez, es decir la coestelar, misma en la que a nuestro paisano le fue como en feria, lo dejaron muy lastimado, eso sí, aguantó hasta el final, así que perdió, pero fue muy digna su participación dentro de un evento de clase mundial en uno de los escenarios más importantes del mundo, el T-Mobile Arena en las Vegas Nevada.

En cuanto a lo que se paga en las peleas coestelares le pongo como ejemplo un encuentro que se realizó en Nueva York, el 17 de octubre de 2015, entre Román “Chocolatito” González, y Brian Viloria, el primero recibió 250 mil dólares y el segundo 100 mil, como le digo, son cantidades considerablemente más bajas que las estelares, pero nada despreciables.

Tomando en cuenta estos números, y yéndonos muy abajo, al Dorado le debieron pagar por lo menos 100 mil dólares, lo que equivale en moneda nacional, tomando la divisa estadounidense a unos, 18 pesos por uno, serian la friolera de un millón 800 mil pesos, casi los dos millones, claro pensando que le dieran una de las bolsas más bajas que se manejan en una pelea coestelar.

Por lo mismo es que uno no se puede explicar, el por qué el Gobierno del Nuevo Amanecer, decidió patrocinar al Dorado con 30 mil pesos del erario público, si la verdad no lo necesitaba, mientras que otros deportistas amateurs batallan para conseguir para el pasaje a ciudades dentro de nuestro propio país, para representar a nuestro estado, y nadie les brinda el apoyo.

Cada que hay Juegos Olímpicos, la historia se repite, los atletas van y participan, le ponen todo el corazón y después nos enteramos que los apoyos oficiales no llegaron en tiempo, y tuvieron que competir con uniformes en mal estado o que les quedaban chicos, o de plano nada más los llevaron a ellos, pero no a sus entrenadores, por lo mismo, no había suficientes recursos, por eso es que se debe pensar muy bien a quien van dirigidos los patrocinios, y más en nuestra entidad, luego de que la pasada administración está acusada de desviar cantidades millonarias de dinero público a cuentas particulares, mientras las carencias hacían crisis en instituciones de educación y salud.

Eso es lo que no cuadra, no es tanto la cantidad, pues puede haber quien piense, por 30 mil pesos tanto escándalo, si los anteriores se llevaron, no miles, millones, y es cierto, pero no por eso esta correcto que se le asigne una cantidad de dinero de nuestros impuestos a alguien que NO lo necesita, al menos esa es la idea.