22.9°C / 73.3°F
$17.40 - $18.40

Alejandro Murat proactivo, gabinete no del todo activo

Por: Alfredo Martínez de Aguilar | 09 de mayo, 2017 - 05:39 | Opinión |

Más que intensa y permanente es la actividad que mantiene desplegada el gobernador Alejandro Murat. A primera vista pareciera que continúa en campaña recorriendo las diversas regiones del Estado. En realidad, cumple su compromiso de gobernar desde las ocho regiones de Oaxaca.

Uno de los muchos compromisos que hizo a lo largo de su campaña. El objetivo superior a perseguir es muy claro y concreto: garantizar la gobernabilidad y gobernanza en la administración estatal con el firme y decidido apoyo del gobierno del presidente Peña Nieto.

Se han cumplido ya los primeros cinco meses de gobierno, con un total de 158 días a la fecha. Es innegable que Oaxaca cuenta con un gobernador hiperactivo y eminentemente proactivo. Es evidente, público y notorio, su constante peregrinar a lo largo y ancho del territorio oaxaqueño.

La mayoría de los integrantes del gabinete legal y ampliado, desafortunadamente, no siguen su ejemplo de trabajo eficaz y eficiente a grado tal que, varios secretarios de despacho nadan de a muertito, viendo pasar el tiempo de manera más que indolente. Muy pronto se arrepentirán.

Es un verdadero privilegio para Oaxaca y los oaxaqueños tener un gobernador proactivo, incansable, pero una tragedia que puede terminar en desastre contar con un gabinete no del todo activo, salvo muy honrosas excepciones que se cuentan con los dedos de una sola mano.

Es de suma trascendencia que el mandatario oaxaqueño cuente con un claro proyecto de Estado, no solo de gobierno. Como es lógico y natural su candidatura y triunfo electoral pisó muchos callos. Como gobernante afecta muchos intereses económicos y compromisos políticos.

Lamentable y dolorosamente, a estas alturas del gobierno muchos de los servidores públicos integrantes del gabinete legal y ampliado, no han entendido ni se han comprometido con el proyecto de gobierno definido desde su campaña por el gobernador Alejandro Murat.

Afortunadamente, éste no lo ignora y el propio Jefe del Ejecutivo Estatal conoce bien la identidad de quienes no caminan a su lado ni trabajan al ritmo que ha impreso a su gobierno. Prueba de ello, envió a su casa a Alejandro Avilés Álvarez y a Olivetti Paredes Zacarías.

Si algo no debe disculpar ni justificar el mandatario estatal es la deslealtad porque es el huevo de la serpiente que incuba más temprano que tarde la abierta traición. Menos mal que Alejandro Murat sabe muy bien que el poder no se comparte ni puede darse el lujo de permitirlo.

Nada de extraño tendrá que en unos meses más se dé un corte de caja en el gabinete, a partir de los haberes y deberes de los integrantes del gabinete legal y ampliado. Antes o después del primer Informe de Gobierno, en solo seis meses más. El tiempo es inexorable y el término fatal.

El joven gobernante está doblemente obligado a hacerlo para no fallar a Oaxaca. Representa el resurgimiento de la esperanza que el pésimo estado de cosas cambie para bien. Alejandro Murat no ignora que los oaxaqueños están hartos y no soportan ni aguantan más un sexenio fallido.

Hecha excepción de sus amigos más cercanos, a la inmensa mayoría de sus colaboradores tomó por sorpresa que renunciara al Secretario General de Gobierno, quien desde la LXII Legislatura local convirtió a la dependencia responsable de la política anterior en una supersecretaría.

Que no quepa la menor duda que el gobernador Alejandro Murat es una persona y político congruente que cumple su palabra empeñada. Para que quede claro a todos sus colaboradores, de manera más que reiterada ha sostenido: Funcionario que falle tendrá que irse a su casa.

Especial énfasis ha hecho el mandatario estatal en la imperiosa necesidad de prevenir y combatir la corrupción que alcanza niveles de escándalo nacional. Tarea que será reforzada con el Sistema Estatal Anticorrupción y el próximo nombramiento del Fiscal correspondiente.

Si recibió al Estado de Oaxaca colapsado financiera y políticamente, lo que frena la realización y avance de sus programas y acciones, el gobernador Alejandro Murat tiene la firme convicción y decisión de prevenir y combatir la corrupción. Está en juego su halagüeño futuro político.

CNTE no debe confundir prudencia con debilidad

Alejandro Murat es un gobernante prudente, pero de firme carácter, al que no le tiembla la mano para tomar decisiones difíciles en el momento adecuado, oportuno y necesario. Ha dado ya muestras suficientes de respeto y tolerancia con sus adversarios y con los grupos radicales.

Ante las presiones y chantajes de las numerosas organizaciones sociales privilegia el diálogo con apego a la Ley. Especialmente lo hace con la dirigencia del Comité Ejecutivo y la Comisión Política de la Sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Y lo hace por convicción, no solo por razones políticas. Para que todos los trabajadores de la educación le oigan muchas veces ha repetido que durante su gobierno trabajará al lado de los maestros, porque su participación en el desarrollo de Oaxaca, es fundamental y definitoria.

Que los milicianos y activistas infiltrados en el magisterio oaxaqueño o bien, los mercenarios al servicio de sus enemigos políticos, no se equivoquen ni confundan, en el sentido que pueden poner contra la pared y tirar al gobernador Alejandro Murat. No ocurrirá porque no le conocen.

A la vista de todos está la regularización de 3,699 trabajadores de la educación, así como la contratación de 700 egresados de las Normales y la liberación de políticos presos, que no presos políticos, como el maestro Mario Olivera Osorio involucrado en el secuestro de dos niños.

Así también, fue liberado el activista de la desaparecida Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) y del Frente Popular Revolucionario (FPR), Roque Coca Gómez. A ellos, se sumarán algunos otros activistas y milicianos de la propia CNTE y organizaciones radicales.

A pesar que el gobierno de Murat ha dado ya positivas respuestas a las demandas magisteriales no hay hasta el momento la debida reciprocidad en el cumplimiento de las obligaciones educativas de la Sección XXI de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Sería un grave error de estrategia política que los dirigentes del Comité Ejecutivo y la Comisión Política de la Sección XXII de la CNTE se obnubilen por su fanatismo fundamentalista marxista-leninista y confundan respeto y tolerancia con debilidad en Alejandro Murat.

Ni el gobernador Alejandro Murat ni el nuevo responsable de la política interior del Estado pecan de ingenuos. Ambos conocen muy bien hasta dónde la Ley les permite llevar las negociaciones en busca de acuerdos, que hasta ahora no ha cumplido el magisterio oaxaqueño.

Los dirigentes de la Sección XXII de la CNTE se equivocan al demandar la renuncia del director general del IEEPO, Germán Cervantes Ayala, porque éste cuenta con todo el apoyo personal e institucional del titular de la Secretaría de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer.   

Sobre el estallamiento del plantón en el Zócalo de la Ciudad, Héctor Anuar Mafud, con la amplia experiencia del manejo de la Secretaría General de Gobierno por ocho años confió en que no se instale toda vez que sería una afectación para los diversos sectores de la población.

Luego de que el magisterio oaxaqueño considerara insuficientes las respuestas del gobierno a sus demandas, el secretario General de Gobierno Héctor Anuar Mafud apeló a la sensibilidad y madurez del Movimiento Democrático de Trabajadores de la Educación de Oaxaca (MDTEO).

Entrevistado al final de la ceremonia de Juramento de Bandera por conscriptos del Servicio Militar Nacional (SMN), indicó que todavía faltan mesas de trabajo con la Comisión Única Negociadora (CUN) para valorar los avances de las 16 demandas del Pliego Petitorio.

Destacó que hay temas como la impartición de Justicia que no compete a la entidad y deberá analizarse por otras instancias de gobierno, para lo cual se canalizan de manera inmediata.

Héctor Anuar Mafud Mafud externó que la Sección XXII de la CNTE deberá valorar las respuestas de forma integral y evitar daños a la educación de los niños con algún paro de labores. De ninguna manera falta razón al nuevo responsable de la política interior del Estado.

Por venta de plazas, 300 millones a Vargas Varela

Por qué se detuvo con fines de extradición en Guatemala al ex gobernador de Veracruz Javier Duarte y libró orden de aprehensión contra César Duarte de Chihuahua y no contra Gabino Cué, cuando se estima que el saqueo en Oaxaca puede ascender a 30 mil millones de pesos.

Asimismo, está preso el ex gobernador panista de Sonora, Guillermo Padrés Elías, y se continúa deteniendo a sus cómplices, pero en Estados Unidos, mientras se investiga a otros tantos ex gobernadores como Roberto Borge de Quintana Roo y procesa a Medina de Nuevo León.

Hasta ahora un grueso manto de impunidad cubre al ‘círculo rojo’ de Gabino integrado por sus amigos de infancia y cercanos colaboradores como Jorge Enrique Castillo Díaz, José Zorrilla de San Martín Diego, Germán Tenorio Vasconcelos y Netzahualcóyotl Salvatierra López.

A ellos, se agrega de manera destacada el ex secretario de Administración, Alberto Vargas Varela, quien se encuentra involucrado hasta la coronilla en el escandaloso saqueo de Oaxaca de la mano de Jorge Enrique Castillo Díaz y del fiscalista Eligio Hernández Carrillo.

Además del escandaloso saqueo del presupuesto de educación, salud e infraestructura, un rubro poco observado hasta ahora es la venta de 1500 plazas laborales por 200 mil pesos cada una en las dependencias del Poder Ejecutivo, con una ganancia de 300 millones de pesos.

En este gran negocio aparece como en muchos otros del gobierno de Gabino Cué la mano negra de Jorge Enrique Castillo Díaz y de Alberto Vargas Varela. La fortuna mal habida de estos dos personajes siniestros está más que documentada, sin embargo, siguen impunes.

El gobierno de Alejando Murat canceló con carácter irrevocable las primeras 45 plazas ilegales entregadas durante el régimen del ex gobernador Gabino Cué, a personal que no cumplía ninguna función dentro de las áreas de trabajo y se inició un procedimiento sancionatorio contra los funcionarios implicados en la autorización de estos movimientos.

La Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental y la Secretaría de Administración hace su mayor y mejor esfuerzo frente a la hidra de mil cabezas de la escandalosa corrupción heredada por Gabino Cué y su mafia de rateros al investigar mil 500 plazas entregadas de manera sospechosa.

El proceso de la depuración de la nómina del personal del gobierno estatal inició el pasado mes de diciembre en cada una de las 79 dependencias, institutos y organismos descentralizados ante la denuncia por la presencia de aviadores y de personal irregular.

Además, se ha empezado a fincar un proceso sancionatorio contra los ex servidores públicos involucrados en la entrega de plazas, entre los que figura de manera preponderante Alberto Vargas Varela ex secretario de Administración en el régimen de Gabino Cué.

Asimismo, luego de la revisión jurídica y normativa, la Dirección de Recursos Humanos de la Secretaría de Administración inició la revocación de 350 nombramientos de base otorgados en el año 2016 en la modalidad de reservadas, sin que ello signifique el despido de persona alguna, pues dichas plazas no estaban siendo ocupadas porque fueron otorgadas a personas que ya cuentan con empleo dentro de la Administración estatal.

Los informes realizados y presentados por la Unidad de Planeación son producto de una revisión profunda a los nombramientos de base, identificando que no fueron otorgados dentro del marco del convenio suscrito con el Sindicato de Trabajadores de los Poderes del Estado e Instituciones Descentralizadas de Carácter Estatal de Oaxaca (STPEIDCEO) y no cuentan con partida presupuestal, además de carecer de los requerimientos mínimos de Ley del Servicio Civil.

El dirigente del Comité Ejecutivo del STPEIDCEO, Felipe Noel Cruz Pinacho, se deslindó de cualquier procedimiento de entrega de nombramientos de base que se hubiera realizado al margen del convenio anual firmado con el Gobierno del Estado.

Desconoce si existió alguna solicitud u otorgamiento de bases laborales principalmente destinadas a personas que ocuparon cargos de mandos medios y superiores en la estructura del Gobierno del Estado, negando que formaran parte de los convenios laborales contraídos.

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila