36.3°C / 97.3°F
$16.74 - $17.83

¿De verdad necesitamos un estadio?

Por: Alejandro Velasco | 20 de abril, 2017 - 03:15 | Opinión |

Pese a que el subsecretario de gobierno del estado, Ramón Galindo Noriega, afirma que la actual administración no aportará recursos para la construcción del estadio de futbol que anunció el gobernador para Juárez y cuya edificación iniciaría este mismo año; la realidad es que surgen algunas dudas, por ejemplo, porqué si se supone que la inversión se hará por parte de particulares, es el gobernador quien lo da a conocer, se supone que las obras y acciones que dan a conocer los mandatarios, del nivel que sea, se llevarán a cabo con recursos públicos de otra manera a quien le corresponde hacer el anuncio es a los inversionistas involucrados; aunque también están los anuncios de grandes proyectos como un logro de una administración al atraer a empresarios para que lleven a cabo una inversión millonaria en alguna ciudad en particular, cosa que también acostumbran presumir los gobernantes, pero en esos casos destacan la cantidad en millones de pesos a invertir de parte de particulares, situación que en el anuncio del estadio no ocurrió.

También se mencionó que para la referida construcción se utilizará un esquema similar al que usaron quienes construyeron el estadio, denominado “Territorio Modelo” de Torreón Coahuila, en el que juega el equipo Santos Laguna, mismo que en parte fue financiado por empresarios que compraron palcos, mas lo que grandes empresas como Grupo Modelo y otros financieros aportaron, pues el costo de aquel estadio fue de 10 mil millones de pesos.

Lo que también llama la atención es como los proyectos se parecen, no solo por lo mencionado por el gobernador Corral, quien afirmó que el estadio que se construirá este año en Juárez es muy similar al de Torreón, en tamaño y características, además de que incluso el dueño del Santos, ya estuvo en Ciudad Juárez para colaborar con Desarrollo Económico –no con empresarios- y así iniciar con el proyecto.

Y es que según información de Proceso, el conjunto deportivo de Territorio Modelo, fue apoyado por el gobierno de Coahuila, encabezado en ese entonces (2007) por Humberto Moreira, aportó 100 millones de pesos, mas 20 millones del municipio de Torreón, tal anuncio ocurrió en medio de un plan de austeridad que recorto recursos en varias áreas con la finalidad de conseguir importantes ahorros, algo muy similar a lo que está pasando en Chihuahua, en el que los recortes están afectando a sectores como el de salud y educación, en este último son los maestros y personal administrativo del Colegio de Bachilleres quienes mas se han quejado de la falta de cumplimiento del incremento salarial y el pago a otras prestaciones que, hasta la fecha siguen sin saldarse, y en el caso de salud el recorte se refleja en el cuadro de medicamentos que se están dejando de entregar a la ciudadanía y solo les dicen que ellos los compren pues no hay dinero, además de que por ejemplo los hospitales de cancerología y el de especialidades, el mandatario estatal no ha dado fecha para darle continuidad y finalmente ponerlos en operación, pese a que les falta poco para su conclusión, pues se ha enfocado en repetir que tienen serios vicios en su edificación.

Pero además recordemos que ni para gasolina de las patrullas de la policía tenían, por lo que incluso empresarios hicieron donaciones de miles de litros a la fiscalía con la intensión de que no se detuvieran los patrullajes.

En el caso de Torreón no se dio a conocer específicamente en qué consistió el apoyo integral que proporcionó el gobierno, para tal construcción pues en su momento, Moreira, no lo dio a conocer de forma clara y se limitó a decir que era integral, en el caso de Juárez, Corral solo ha dicho que este mismo año arrancará el estadio sin saber en dónde estará ubicado y la inversión pública ni siquiera la mencionó, aunque se presume que si habrá.

Hay que decir que también existen grandes diferencias entre el proyecto de Torreón y el de Juárez, pues en el caso del Territorio Modelo, desde un inicio se dijo que sería la casa del equipo Santos, mientras en Juárez el gobernador no descartó que el estadio se podría convertir, sin afirmar, en la casa de Los Bravos, por lo que se puede entender que no se trata de una inversión de los dueños del mencionado equipo.

Y no es que esté en contra de un espacio deportivo de alto nivel, pero la verdad las carencias de nuestra ciudad son aplastantemente evidentes como para darle prioridad a un estadio que requerirá de una inversión, por lo menos de 10 mil millones de pesos, que aún no se sabe quién los va a aportar y menos cuando la autoridad estatal está festejando que con los sensibles recortes a salud, educación y otras áreas, se consiguió un tímido ahorro de 171 millones de pesos, que el lunes anunciarán con bombo y platillo en qué los van a invertir y entonces veremos si valió la pena el sacrificio.

Por lo pronto el lunes a festejar el ahorro de 171 millones de pesos, después pensaremos de donde sacaremos los 10 mil millones de pesos para el estadio.