25.3°C / 77.5°F
$17.16 - $18.21

Deserción escolar

Por: Alejandro Velasco | 18 de abril, 2017 - 03:15 | Opinión |

En nuestro país es común escuchar que tenemos altos índices de deserción escolar, por lo mismo el número de jóvenes que culminan una carrera universitaria es baja, de hecho el nivel en el que ocurre el mayor porcentaje de estudiantes que deciden dejar los estudios es el de preparatoria o bachillerato. Según datos del Sistema Nacional de Información Escolar (SNIE), la tasa de abandono escolar en el referido nivel de estudios durante el ciclo 2015-2016, fue del 12.1%, muy por encima de lo observado en secundaria con un 4.2% y de universidad con el 6.8%.

De esa información se desprende que es en los primeros semestres del bachillerato cuando  ocurre el mayor porcentaje de deserción, debido a que en algunos casos los padres no cuentan con los recursos suficientes para que sus hijos continúen en la escuela, pero también esta otro factor que es que los muchachos no le ven utilidad a continuar en la escuela o porque simplemente les aburre, esto según refiere un artículo publicado en el portal “El Financiero”. Algo parecido a los argumentos presentados por la joven que se autonombró, “La Mars”, quien se hizo muy conocida por un video que ella misma subió a las redes sociales y en el que afirma que decidió dejar la preparatoria porque considera que no sirve para nada y estar en contra de un sistema que según ella ya no funciona.

El estudio afirma que los jóvenes que deciden abandonar la escuela difícilmente regresan, pues se unen a la fuerza laboral para apoyar a la economía familiar, en algunos casos y en otros además de ya trabajar, por alguna situación en particular, inician una familia propia lo que les complica aún mas el retornar a las aulas.

Independientemente de las razones que cada quien refiera para desertar a los estudios, están los jóvenes quienes pese a que sus padres no les pueden costear la escuela deciden trabajar medio tiempo para ellos mismos soportar los gastos de estudiar tanto la preparatoria como una carrera universitaria, o los que deciden buscar el apoyo por medio de una beca que les permita obtener recursos, aunque sean bajos, pero que de alguna forma puedan sortear sus gastos, por lo mismo aunque el estudio refiere que la mayoría de los que abandonan la escuela lo hacen por la carencia de recursos que su padres les proporcionen. Como maestro me toca convivir con muchachos universitarios quienes con esfuerzo van sacando su carrera, esos no están contabilizados en el estudio, pero también son una buena parte de la población estudiantil que están decidido a terminar una carrera.

Mientras que también están quienes a pesar de que todo se los dan sus padres, aun así deciden dejar la escuela y dedicarse a no hacer nada, o los que abandona porque sus condiciones de vida cambiaron.

En fin el fenómeno es muy complicado, pero la realidad es que aunque no es una tarea fácil, tampoco se trata de una gran hazaña el mantenerse dentro de la escuela, sobre todo cuando se trata de los niveles medio superior y superior.

Es de llamar la atención que la deserción sea mas marcada en edades en que los muchachos comienzan a ser independientes y por lo mismo, bien puede buscarse un empleo, cosa muy distinta en niveles básicos en los que pese a que los niños quisieran laborar, les resulta muy complicado conseguir una ocupación remunerada.

No sé si se trate de una cuestión de inmadurez de los muchachos que quieren todo muy rápido y con el menor esfuerzo posible o de plano su entorno y realidad provoca que no vean otras alternativas que les permitan continuar con sus estudios.

Y aunque generalmente se le carga a los maestros el reto de hacer que la preparación académica resulte atractiva a los alumnos, con el fin de bajar el porcentaje de deserción escolar, el esfuerzo debería ser de cada individuo, pues al final de cuentas el beneficio de concluir su carrera es para él, y no para el maestro, igual el no concluir le perjudicará al alumno, pues la escuela continuará con los estudiantes que sí quieren esforzarse, por eso mismo las becas y estímulos estudiantiles se otorgan a los que mejores promedios mantienen.

Por otro lado tampoco abona mucho a que los jóvenes se mantengan en las escuelas, las publicaciones que afirman que los egresados de las universidades salen a batallar para encontrar trabajo o de plano están condenados a realizar una labor por debajo de su preparación académica, como choferes de taxi o Uber, meseros o de plano poner un puesto de venta de alimentos, cosa que pese a ser una realidad para algunos no la es para todos.

Deserción escolar, un problema multifactorial que a final de cuentas a quien mas le conviene resolver es al propio estudiante.