25.3°C / 77.5°F
$16.88 - $17.95

Lectura en México

Por: Alejandro Velasco | 14 de abril, 2017 - 03:15 | Opinión |

Seguido escuchamos que, en México, el nivel de lectura es muy bajo, por ejemplo, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha dicho en varias ocasiones que apenas llegamos a 1.5 libros por persona al año, mientras que el Consejo de la Comunicación, mismo que mantiene una campaña permanente en pro de elevar el número de lectores en el país, afirma que gracias a sus campañas efectivamente se ha elevado en algo el número de libros leídos per cápita en México.

En algunas escuelas desde el nivel preescolar y hasta preparatoria se cuenta con bibliotecas instaladas dentro del salón de clases para que los niños, en el caso de prescolar, se inicien en el hábito de la lectura, también los invitan a que se los lleven a su casa con el compromiso de regresarlo al día siguiente y si aún no lo termina pueden volver a sacarlo.

En las universidades una de las principales recomendaciones que todos los maestros reciben de parte de los coordinadores de carrera es precisamente fomentar la lectura entre el alumnado, para lo cual deben incentivar a los muchachos a que demuestren que leyeron por lo menos un libro en el semestre, fuera de los que tienen que ver con la carrera y que son obligatorios.

Quienes no son acuciosos lectores, refieren que una de sus razones es porque los libros son costosos, situación real en parte, pues si se busca, se pueden encontrar libros de la literatura clásica en versiones económicas a precios que van desde los 50 pesos y de ahí para arriba, claro que los grandes “Best Sellers”, efectivamente son caros pues sus precios rondan desde los 250 pesos, mientras que el limite depende de lo demandado del libro, por lo mismo los hay de mas de 500 pesos.

La modernidad también ha llegado a la literatura y actualmente se cuentan con dispositivos especialmente diseñados para la lectura que consisten en pantallas tipo tablets que solo muestran letras y algunos gráficos y están hechos para no desgastar la vista, dado que si se tiene mucha exposición a las pantallas de celulares, y computadoras, la luz que emiten van mermando la calidad de la visión, por lo mismo se pensaron de esa forma, aunque para quien eso no le preocupe están los que prácticamente son una tablet a las que  se les puede cargar  librerías enteras y leer en cualquier lugar mientras la batería permanezca cargada.

Dentro de la lectura también está el problema de los prejuicios según lo que la gente prefiera en cuanto a autores o temas, ya que por lo regular quien lea las grandes novelas clásicas recibirá halagos por su espléndida selección, cosa contraria para quien prefiere los textos denominados de “autoayuda”, ya que estos por alguna razón son satanizados junto con quien los prefiere, como si no tuviera el mismo merito leer este tipo de literatura.

En alguna ocasión le pregunté a un enólogo (experto en vinos), que para él, que características debe tener un buen vino, o cual sería el mejor vino del mundo y su respuesta no fue de alguna casa productora en Europa o de alguna cosecha en especial, sino simple y sencillamente contesto, “el que mas te guste” y la explicación es simple, puede ser la mejor cosecha o la botella mas costosa; si a quien lo degusta, le resulta desagradable, todo lo anterior no importa, por eso mismo el mejor vino del mundo es el que mas le guste a alguien en particular, pues lo disfrutará y de eso se trata, me decía el experto.

Y en el caso de la lectura, si se trata de un libro que le traerá algo positivo al lector o simplemente por gusto, la situación debe ser la misma, el mejor libro será el que mas le guste al lector.

Creo que quien menosprecia a alguien solo porque sus gustos de lectura no coinciden está cometiendo un error, pues se lee lo que a cada quien atraiga, independientemente si se trata de la gran novela, del autor mas galardonado en el país o el mundo, eso es irrelevante. La única diferencia que hace, es que tendrán temas distintos de charla cosa que al final de cuentas enriquece, porque, de qué sirve que dos personas se pongan a platicar sobre la misma novela si los dos leyeron lo mismo y solo están dándole vueltas a lo que ambos ya saben; en cambio si cada quien platica sobre el libro que está leyendo en el presente mes y se trata de temas distintos, ambos ganan, así que la recomendación, cuando se trata de crear el hábito de la lectura, es lea lo que mas le atraiga y olvídese de lo que los demás piensen, al final de cuentas el beneficiado será usted.