31.9°C / 89.4°F
$16.70 - $17.73

Redondeo

Por: Alejandro Velasco | 11 de abril, 2017 - 03:15 | Opinión |

El redondeo es una práctica que se ha vuelto muy común en los supermercados durante los últimos años en nuestra ciudad, misma que consiste en que al momento de estar frente al cajero o cajera para pagar las compras, se le pregunta al cliente si desea donar los centavos que se le entregarían de cambio, a lo que el cliente dirá si o no, si es positiva la respuesta el cajero redondeará la cantidad hacia arriba para que quede en pesos sin centavos, dinero que se acumula para, en la mayoría de los casos, apoyar a alguna institución de beneficencia  mientras que en otros, no se informa  a quien favorecerá tal apoyo.

Y aunque sí existen casos en los que el cliente está perfectamente enterado de a dónde irá dirigido el dinero que decidió otorgar, dado que hasta lo ponen en posters para darlo a conocer además de realizar una ceremonia de entrega donde esta presente tanto el beneficiado como el representante del supermercado en mención, existen otros casos de que ni siquiera el personal sabe con qué propósito se solicita el redondeo.

Y es que pese a que en nuestro país los comerciantes recurren al truco de mercadotecnia que hace ver las cantidades menores cuando se les anuncia con un centavo menos que la cantidad cerrada con la intensión de  atraer clientes y crear la ilusión de que se trata de una buena oferta, en realidad no es así, pues lo único que están rebajando es un triste centavo, que incluso si el cliente quisiera que se lo regresaran no existe forma de hacerlo, ante lo devaluado de nuestra moneda y por lo mismo ni siquiera existen las monedas de denominación de un centavo como sí ocurre en los Estados Unidos, donde efectivamente regresan el centavo, o los que sean de cambio.

Por supuesto que tratándose de efectivo se entiende que se lleve a cabo el redondeo ante la imposibilidad de regresar el cambio en centavos, pero donde de plano no se justifica, es cuando el cliente paga con tarjeta de crédito o débito, ya que de forma electrónica si es factible cobrar únicamente la cantidad que efectivamente se debe por una mercancía o servicio y aun así existen establecimientos que llevan a cabo el redondeo.

También están los negocios que ni siquiera le preguntan al cliente si quiere o no redondear haciéndolo de forma automática; y de centavito en centavito las cantidades se convierten en millones de pesos en recaudación que por no estar dentro de los precios de los productos, simplemente ingresan a las cuentas de las empresas sin que sean visibles para el Servicio de Administración Tributaria, y aunque los negocios que llevan a cabo tal práctica aleguen que no se trata de evadir impuestos, nunca informan de manera efectiva a donde van tales recursos convertidos ya en cantidades millonarias.

Y no es que la población no quiera aportar cuando se trata de una noble causa, lo que pasa es que nadie puede decidir por nosotros así se trate de unos cuantos centavos, lo mas apropiado es preguntar y si el cliente accede entonces aplicar el famoso redondeo.

Por otro lado, está el supermercado que les exige a los cajeros y cajeras que le pidan al cliente el redondeo como algo obligatorio, so pena de algún castigo que puede ser monetario o verbal y para llevar la fiesta en paz los trabajadores obedecen la orden directa, por lo que quien nos hace efectivo el redondeo es el menos culpable de llevarlo a cabo, se trata solo del autor material que muy seguramente no se beneficia en lo absoluto de tal acción.

Y esto del redondeo no es algo que le guste a mucha gente pues en la encuesta que llevamos a cabo en NetNoticias, la gran mayoría de los que opinaron, dijeron no estar de acuerdo con tal medida. precisamente por lo antes mencionado, pero sobre todo porque el beneficio no se sabe exactamente a quien llega en la mayoría de los casos, además que ya ni preguntan y simplemente se lo cargan al cliente, quien, a final de cuentas, es el que paga todo lo que a impuestos e incrementos se refiere.

Por lo pronto la recomendación es que si usted no está de acuerdo en pagar el redondeo tiene toda libertad de no aceptarlo, pero recuerde decirlo antes de que le cierren la cuenta, pues son muy buenos para pedir el redondeo, pero únicamente hacia arriba, nunca hacia abajo para beneficio del cliente, pero eso sí, si a usted le faltan 50 centavos de seguro que no le van a entregar lo que fue a comprar, así que la cosa no esta pareja, pero como le digo usted tiene la última palabra.