25.3°C / 77.5°F
$17.16 - $18.21

Menores asegurados

Por: Alejandro Velasco | 06 de abril, 2017 - 03:15 | Opinión |

Con la llegada del periodo vacacional de Semana Santa, las autoridades están anunciando que elementos de la Secretaria de Seguridad Pública Municipal (SSPM) resguardarán a los adolescentes que sean sorprendidos solos en las calles a horas no apropiadas y serán turnados al departamento de trabajo social para que sus padres pasen por ellos y expongan el porqué del descuido hacía sus hijos. 

De entrada suena bien, pero lamentablemente una de las principales quejas contra policías de cualquier nivel es su carencia de criterio al momento de hacer una detención, por lo mismo existe el riesgo de que jóvenes que estén al exterior de sus casas platicando y riendo entre ellos, sean asegurados y llevados a trabajo social como afirman; también se puede dar el caso de que a los muchachos se les haga un poco tarde en alguna reunión en casa de un amigo y también sean asegurados; del mismo modo existe la posibilidad de que muchachos de distintas edades se junten a jugar en un parque público en compañía de algún amigo o familiar que sea mayor de edad y por lo mismo esté como responsable, y aun así llevárselos; el hecho de que por alguna urgencia se mande a un hijo a buscar a algún familiar y ya no regrese por lo mismo, se lo llevaron policías a resguardar.

Le comento esto porque ya se han hecho este tipo de operativos y casos como los descritos ocurrieron con cierta frecuencia, y aunque los muchachos alegaron que entre ellos había un adulto y que de ninguna manera estaban haciendo algo malo, de todas formas se los llevaron y todo debido a la falta de criterio de algunos elementos que sin mediar palabra simplemente se los llevaban para después llamar a los padres de estos menores para que pasaran por ellos, provocando la molestia de los padres de familia quienes argumentaban que ellos sabían perfectamente donde estaban sus hijos y qué estaban haciendo.

Por supuesto que no dudamos de que la intensión sea la de proporcionar seguridad a los jóvenes previniendo que algo malo les pueda pasar, sin embargo, también es cierto que muchos de ellos tienen hermanos que ya son mayores y pueden, aprovechando las vacaciones, desvelarse un poco, sin necesidad de estar ingiriendo bebidas embriagantes o utilizando alguna droga.

Y es que ¿Quién determina que es una hora inadecuada?, es complicado porque cada quien tiene una versión de lo que es un horario inadecuado para que un adolescente permanezca en las calles y cuál es el correcto.

Posiblemente los agentes traigan ordenes específicas de llevarse a todo menor que este fuera de su casa después de cierta hora, pero insisto ¿Cuál es el parámetro?, ¿Los padres están de acuerdo?, y si no están de acuerdo ¿Qué pueden hacer?, ¿A quién le preguntaron si aprobaba tal medida?, son muchas las interrogantes que quedan sin respuesta, pero las ordenes están giradas y los problemas seguramente se van a presentar con los primeros aseguramientos, que no detenciones que se presenten.

Y a la falta de criterio de ciertos elementos, súmele los abusos que podrían cometer otros agentes aprovechando tal medida, pues si lo hacen con adultos quienes tienen mas posibilidades de defenderse, qué podemos esperar que hagan cuando se topen con los menores que, por su corta edad son fáciles de intimidar y asustar, de modo que para evitar el aseguramiento son capaces de entregar lo de valor que traigan como su celular o reloj.

Ínsito la medida seguramente pretende hacer el bien, lamentablemente los policías están acostumbrados a tratar con delincuentes, así que se ve muy complicado que esto resulte en algo positivo, pues ya se ha visto como se llevan a los muchachos cuando llegan a una fiesta de las denominadas rave y detienen a todos tratándolos como criminales y exponiendo su integridad física, pues los trasladan en las cajas de las patrullas tipo pick up, sin las mas mínimas medidas de seguridad, ya que en caso de un accidente las consecuencias serían por lo menos de varios menores lesionados.

A final de cuentas son los padres quienes deben tomar las precauciones que consideren con sus hijos, y no las autoridades.