15.4°C / 59.7°F
$18.20 - $19.20

Nuevo amanecer no pinta bien para el COBACH

Por: Alejandro Velasco | 17 de marzo, 2017 - 03:15 | Opinión |

De plano la directora del Colegio de Bachilleres, Teresa Ortuño, no ha podido consolidar una buena relación con el sindicato de maestros de la referida institución de educación media superior; y es que aunque ella alardea que ha tenido la oportunidad de hablar con todos los profesores del Bachilleres y le manifiestan estar muy conformes con su actuar, la realidad dice otra cosa completamente diferente y prueba de ello es la suspensión de clases en toda la entidad mientras no les garanticen a los maestros, que se les van a respetar y pagar todas las prestaciones que ellos han podido lograr a través de los años.

En ese sentido Manuel Bernardo Hernandez Torres afirma que, si la autoridad se compromete por escrito a pagarles lo que les corresponde, sin importar la fecha, ellos regresan sin problema a continuar con el ciclo escolar, pero quieren una certeza.

Mientras que por su parte Ortuño asevera que los pagos a los maestros se hacen con recursos tanto estatales como federales y estos últimos aun no llegan, por lo que, por el momento, les es imposible cumplir con los referidos pagos, entre los que se cuentan, depósitos a los pensionados y el incremento salarial que se hace cada año, por mencionar algunos, por lo que prácticamente hace responsable a la federación del incumplimiento a los maestros.

Y aunque el secretario de educación estatal, Pablo Cuarón, dice respaldar a Teresa Ortuño en la dirección de los bachilleres, pues según él, está haciendo un muy buen papel, la verdad es que a la mandamás de los bachilleres le esta faltando liderazgo o de plano no ha hecho química con los maestros, dado que en años anteriores, por ejemplo, Marcelo González Tachiquin, pudo negociar con los líderes sindicales y los tuvo muy tranquilos durante todo el tiempo que él estuvo al frente de la educación en Chihuahua, tanto, que se les veía en varios eventos públicos departiendo animadamente; pero por supuesto que se trata de personalidades completamente distintas; basta con mencionar que durante la entrevista que la misma Secretaría de Educación solicitó a netnoticias para la directora general del Colegio de Bachilleres, ella, Teresa Ortuño, la terminó a los escasos tres minutos de iniciada alegando que estaba por entrar a una reunión, cosa que no advirtió antes de iniciar la referida entrevista, pero que muy posiblemente se debió a los cuestionamientos sobre su carencia de liderazgo para con los maestros y concretamente con los representantes del sindicato a quienes no ha podido convencer de que todo lo que se les debe se les va a pagar, aunque sin darles una fecha específica y así se ve muy complicado que le compren la idea, pues en tan solo cinco meses ya les han quedado mal en otros pagos que se comprometieron a liquidar el año pasado y fue hasta mediados de febrero de 2017 cuando por fin les empezaron a dar abonitos de lo que, por derecho les corresponde.

Por lo pronto este paro laboral ya les está afectando a 28 mil estudiantes en todo el estado, mientras que nada mas en lo que corresponde a Juárez la cifra es de 17 mil alumnos que se quedan sin clases, aunque con el compromiso de parte de los maestros de ponerse al corriente en sus estudios para que no se vean perjudicados o al menos, esa es la intensión, lo malo es que, el paro de labores, es la única arma que tienen los profesores para presionar a las autoridades de educación para que les paguen lo que les deben, y en ese sentido es necesario reconocer que los maestros son ciudadanos como cualquiera que tienen necesidades que satisfacer y sobre todo recibos y cuantas que pagar.

Por lo mismo se hace necesario que el actual gobierno se ponga a bien administrar los recursos que ya está recibiendo, y ya de perdida le dé continuidad a lo que le corresponde como autoridad, dado que de obra pública no se ha visto un solo banderazo de arranque y si la situación sigue como hasta ahora, el Nuevo Amanecer, no pinta nada bien.