31.7°C / 89.1°F
$16.74 - $17.83

Nuevas gasolineras

Por: Alejandro Velasco | 13 de marzo, 2017 - 03:15 | Opinión |

El pasado jueves se puso en funcionamiento la primera estación de gasolina, operada por una marca distinta a PEMEX, se trata de la empresa británica British Petroleum (BP), misma que se instaló en el anillo Periférico Norte a la altura de Satélite, en la Ciudad de México y ofrece precios mas bajos que los del resto de estaciones de servicio en el interior del país, pues en la franja fronteriza por el estímulo fiscal, sigue siendo menos cara, sin embargo no se sabe el porqué de esa diferencia a la baja, cuando se supone que se trata del mismo combustible, además de que dentro de la reforma energética, aunque se si se preveía que debido a que se abre el sector a la competencia, ocurrirían esas diferencias con la intensión de atraer al comprador, también se suponía que PEMEX seguiría manteniendo precios competitivos en un afana de no quebrarlo, cosa que aparentemente no fue así.

Y es que, si las gasolinas que se venden en México son prácticamente las mismas y solo cambia el logotipo de la estación de servicio, no se entiende como le hace la nueva empresa de origen británico para ofertar precios mas bajos.

Por lo pronto las primeras reacciones de los clientes de la nueva marca de combustible, es que aseguran que les están entregando litros completos, al menos es su apreciación puesto que no cuentan con instrumento alguno para poder afirmarlo, pero posiblemente sea por la novedad, luego de que desde siempre solo han existido las de PEMEX con sus tradicionales colores verdes y el diseño similar en la distribución de las bombas y los espacios para otros servicios.

Pero regresando al tema de los precios al público, si así va a ser con las nuevas marcas que lleguen al país a competir con PEMEX, de plano lo que se pretende es darle el tiro de gracia a la otrora poderosa empresa nacional que proporcionaba alrededor del 40% del presupuesto nacional y que ahora incluso el propio presidente Peña Nieto admitió que se acabó la gallina de los huevos de oro, como si con ello los mexicanos nos quedáramos como si nada, cuando resulta evidente que tal situación se debe a los muy malos manejos que se han hecho por años sin que se le destinara presupuesto suficiente como para que siguiera proporcionando lo necesario para mantenerse en números positivos; porque petróleo todavía hay en nuestro territorio, sino entonces ¿qué es lo que se les ofreció a las empresas extranjeras en meses pasados?, mismas que participaron y le entraron al tema de la exploración y explotación de los yacimientos nacionales.

De plano lo que se hizo fue entregarles el petróleo a las empresas extranjeras como se ha hecho con otros sectores que deberían estar en manos de mexicanos como es el caso de la minería o la banca, mismos que le dejan al país muy pocas ganancias, pero a las referidas empresas ingresos tan grandes que superan lo que obtienen en sus países de origen.

Pero lo mas lamentable es que la población no se da cuenta o no quiere hacerlo y muy posiblemente los empresarios mexicanos, dueños de estaciones de gasolina, tendrán que crear marcas con nombres extranjeros para atraer al comprador hasta sus establecimientos, si es que quieren sobrevivir frente a las enormes empresas que según parece, vienen por todo el pastel que representa la venta de combustible en México.