28.3°C / 82.9°F
$17.11 - $18.16

Los muros mentales.

Por: Alejandro Velasco | 07 de marzo, 2017 - 03:15 | Opinión |

Sin duda las sociedades van avanzando y por lo mismo las leyes y las instituciones deben ir adaptándose a los nuevos tiempos en los que se requiere de ser tolerantes ante la amplia diversidad de pensamientos y costumbres que existe en la actualidad, por lo mismo ver personajes como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, resulta tan chocante que llega a desesperar y a desarrollar sentimientos negativos en su contra por la mentalidad tan cerrada que demuestra ante situaciones que precisamente tienen que ver con la tolerancia y la apertura a nuevas formas de pensar y de convivir que se están dando últimamente.

Por lo mismo debemos pensar en qué situaciones estamos igual o peor que Trump, pues mientras por un lado exigimos que se respeten los derechos humanos de nuestros connacionales radicados en territorio norteamericano, aunque sea de forma ilegal, mientras que nuestras autoridades tratan como delincuentes a la gente de Centroamérica que entra a México de la misma forma, sin papeles, y ahí no decimos nada, salvo algunas organizaciones no gubernamentales que si alzan la voz para denunciar estos tratos inhumanos, sin que ello provoque que baje el número de casos que ocurren todos los días, en los que se incluyen abusos físicos, sexuales, extorsiones, secuestros y demás situaciones contra quienes, lo único que hacen, es utilizar nuestro país como paso para llegar a los Estados unidos, lugar a donde seguramente también los esperan este tipo de injusticias.

Y es que según el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), en nuestro país, casi 4 de cada 10 miembros de un grupo étnico considera que no tiene las mismas oportunidades que los demás, y los caos de discriminación se ven por todos lados y algunos son excesivos por ejemplo está el de las tres mujeres del Municipio de San Martin Peras en la región Mixteca de Oaxaca, quienes al reclamar por no permitirles participar en la elección, fueron amenazadas con ser colgadas, situación que ya es investigada por el Instituto Estatal Electoral. Pero no es necesario ir muy lejos, simplemente en nuestra ciudad a una gobernadora Tarahumara no le permitieron el ingreso a un bar de la Avenida Juárez, mientras que hubo quien cuestionó qué hacia una mujer de esa etnia en un bar, como si por su condición de indígena ya no tuviera derecho a entrar a ese tipo de lugares.

Lo mas lamentable es que no nos damos cuenta de que caemos constantemente en cuestiones de discriminación, que es una forma de intolerancia, por muy diversas razones como color de piel, condición económica, de género, nivel de preparación académica, religión, apariencia física, y la lista es muy extensa, y sorprendentemente eso ocurre en nuestro país, en el que nos indigna la actitud del presidente Trump con su empecinamiento en construir un muro que nos separe, pero por nuestra parte hacemos lo mismo y la intolerancia a lo distinto, se da sobre todo en los últimos tiempos contra quienes son diferentes en cuanto a sus preferencias sexuales, y digo en todos los sentidos, pues incluso quien está a favor de por ejemplo las uniones entre parejas del mismo sexo, no tolera al que sin estar en contra, no comparte la idea y de inmediato lo tacha de homofóbico, cuando lo único que manifestó es que no comparte esa idea, pero no por eso se va a oponer a que se unan en una relación que proteja el patrimonio de la pareja en cuestión.

Por lo mismo debemos mostrar esa apertura de pensamiento, no solamente en lo que cada quien, en lo individual, piensa, crea y sienta, sino tomando en cuenta a los demás con sus diferencias y aceptándolos como son, al final de cuentas todo es cuestión de respetar a los demás, ya que si lo logramos, todos los muros que traemos en nuestra mente se vendrán abajo y entonces si podremos convivir en una verdadera armonía.