28.3°C / 82.9°F
$17.11 - $18.16

Transporte público de Juárez, de los peores del país

Por: Alejandro Velasco | 06 de marzo, 2017 - 03:15 | Opinión |

No entiendo como los transportistas pretenden incrementar el precio del pasaje, sabiendo todas las deficiencias con las que operan, pues no solo se trata de que renueven los camiones, que por supuesto urge que lo hagan y por fin saquen de circulación los camiones tipo escolar que en el mejor de los casos rondan los modelo 2 mil, porque la gran mayoría son anteriores, por lo mismo sus condiciones mecánicas no llegan ni siquiera a ser las mínimamente aceptables, ya que les falla prácticamente todo, transmisión, sistema de frenado, llantas en buen estado y que decir del interior en las que en algunas ocasiones están tan mal las condiciones que llegan a tener agujeros en el piso, asientos sueltos, cristales quebrados, amén de los grafitis y tapicería rota, cosa que es atribuible al pasaje, pero que al no darle el mantenimiento adecuado el deterioro se hace mucho mayor.

Lo mas lamentable es que mucho de lo que les falla a estas unidades tiene que ver con la seguridad tanto del pasajero como de los ciudadanos que están alrededor de donde circulan estos vehículos, pues en caso de un accidente, las víctimas no son solo quienes van a bordo sino todo aquel que este en el camino de la pesada unidad, llámese vehículos, peatones e incluso viviendas.

Pero a las carencias debe añadirse los operadores, que en su mayoría adolecen de la mas elemental cortesía para quienes, al abordar su unidad, les proporcionan el sustento diario que llevan a sus hogares. Se les olvida que el cliente es el que manda y por lo mismo no esperan a que todos estén sentados o agarrados de los pasamanos para poder reiniciar la marcha, por lo mismo gente, sobre todo adultos mayores, llegan a caer al interior y nadie se hace responsable de las lesiones que pudieran presentar.

A pesar de que tiene la orden de cobrar la mitad al pasaje de la tercera edad y estudiantes, no lo respetan y les cobran normal y si quieren, si no tienen la opción de bajarse y esperar al que sigue a ver si ese sí les respeta la tarifa, pero lamentablemente casi todos los choferes están igual, así que el usuario mejor se aguanta y paga lo que es injusto.

En lo único en lo que el chofer si les hace caso a los pasajeros es un subirlos y bajarlos exactamente donde ellos lo indican, así esté autorizado o no y en ocasiones hasta en segunda fila poniendo en riesgo su integridad física, todo sea por atender la petición del usuario.

Pero volviendo al tema del incremento a la tarifa, los transportistas están proponiendo entre 12 y hasta 15 pesos, lo que suena exagerado y mas por todo lo anteriormente expuesto, y como siempre, justifican tal incremento con que las refacciones que utilizan para el nulo mantenimiento de los camiones se compran en Estados Unidos, por consiguiente en dólares; los precios del diésel, además de afirmar que si se quiere que se compren vehículos mas reciente necesitan capitalizarse para poder conseguirlo, y en esta parte es donde mas surgen las interrogantes, pues el sistema ViveBus arrancó con vehículos nuevos, claro que los puso el gobierno municipal, pero supuestamente se los rentó a los concesionarios, quienes ya decidieron entregarlos y comprar de agencia, mismos que están ya en circulación con buenos resultados y eso que hablamos de autobuses nuevos, mientras que los usaditos que traen las rutas, tienen un costo alrededor de los 5 mil dólares que actualmente son unos 100 mil pesos aproximadamente tomando el dólar a 20 pesos, mientras que uno nuevo debe rondar el millón de pesos y aun así es negocio; mientras los escolares por su bajo costo resultan mucho mas redituables y ni así los cambian seguido, de perdida para “taparle el ojo al macho” como luego dicen.

Seguramente la oficina de Transporte Publico Estatal les va autorizar su incremento y seguirán siendo los mismos camiones viejos los que prestarán el servicio, por lo que no se ve que de verdad se tenga la intensión de solucionar el problema de transporte y en ello va implícito que tanto concesionarios, autoridades y usuarios pongan de su parte.