13.6°C / 56.5°F
$19.55 - $19.50

A la baja importaciones vehiculares

Por: Alejandro Velasco | 17 de febrero, 2017 - 03:15 | Opinión |

Las Asociaciones Mexicanas de la Industria Automotriz (AMIA) y de Distribuidores de Automotores (AMDA), están de plácemes debido a que según información proporcionada por la Administración General de Aduanas, durante 2016 se registró en México la importación de vehículos usados provenientes de Estados Unidos mas baja de la historia desde 2005; año en que se liberó el ingreso de esos vehículos al país ya que se importaron legalmente 147 mil 829 unidades, lo que equivale al 17.7% menos que en 2015.

Mientras que 2006 registró la cifra mas alta, con la importación de un millón 575 mil 150 vehículos, sin embargo y aunque legalmente se redujo considerablemente el ingreso de automotores procedentes de la unión americana, por otro lado, están las cifras de los que entran de forma ilegal, mismas que en muchas ocasiones superan y por mucho los números oficiales, por lo que el problema no se resuelve.

Y es que, si de verdad se tiene la intención de acabar con la entrada de los denominados “chuecos”, se debe ordenar el cierre completo de las aduanas a su ingreso, ya que en la práctica el cruce de estos vehículos sigue dándose sin ninguna restricción y prueba de ello son los miles de automóviles que permanecen sin poder regularizarse en nuestra ciudad, mismos que están provocando severos daños económicos a los vendedores de autos usados al no poder venderlos, mientras que por otro lado están los ciudadanos que por desconocimiento se hicieron de uno de estos automóviles y ahora ya no encuentran qué hacer con ellos, precisamente porque el actual decreto de importación les impide regularizarlos.

Y lo mas lamentable es que con las cifras alegres que muestra la Administración General de Aduanas, la restricción seguramente se va a mantener y muy posiblemente se endurezca, aunque ello no se refleje en un incremento en las ventas de automóviles nacionales, dado que esa es la intensión de las armadoras y agencias mexicanas.

Mientras que en medio se encuentran las familias de mas bajos recursos que, de no ser por los vehículos importados, no tienen la menor oportunidad de hacerse de un carrito que les permita movilizarse en una ciudad como la nuestra que carece de un sistema de transporte urbano eficiente, además del golpe a la economía de pequeñas empresas que se dedican a dar servicios a estos vehículos, como lo son talleres mecánicos, tapicerías, carroceros, vendedores de llantas usadas, tramitadores, etc., mismos que al disminuir su trabajo, tendrán que desemplear a la gente que lleva a cabo las reparaciones necesarias, así que el problema de los chuecos de plano no tiene fin y será seguramente a finales de 2017 o principios del 2018 cuando, por tratarse de un periodo de elecciones, se autorice una regularización masiva que le dé entrada a los miles de automóviles irregulares, lo que podría representar también miles de votos al partido en el poder, pero mientras eso llega, el peligro de perder parte del patrimonio de algunas familias sigue latente; total que al final de cuentas en nuestro país, las decisiones se siguen tomando en base a las circunstancias políticas del momento.