32.8°C / 91°F
$16.88 - $17.95

La Neta

Por: Redacción | 11 de enero, 2017 - 00:05 | La_Neta |

Se empiezan a mover las piezas dentro del ajedrez panista con miras al 2018, tanto al interior  del Gobierno del Estado como dentro del propio Comité Directivo Municipal del PAN en Juárez, puesto que las diferentes corrientes políticas de ese organismo están buscando apuntalar a sus gallos para la contienda electoral.

Es verdad que todavía falta mucho tiempo para esa fecha, pero es el objetivo principal que se han planteado y para ellos lo importante es recuperar la alcaldía.

El pleito se va a poner bueno, porque el subsecretario de gobierno en la Zona Norte, Ramón Galindo Noriega, está deseoso de volver a ser presidente municipal, pues hay que recordar que él gobernó Juárez en el trienio 1995 a 1998 y todo indica que se quedó bastante gustoso de estar al frente de tal comunidad.

El gobernador Javier Corral lo está dejando operar como él quiera, el conflicto vendrá más adelante porque el mandatario del Estado también tiene a su candidata y es nada más y nada menos que Alejandra de la Vega, dicen al interior del PAN que Corral ve en ella a la candidata idónea para hacerle frente a un posible abanderamiento de Adriana Fuentes Téllez del PRI y de esta manera las dos familias poderosas de la ciudad estarán disputando las riendas de la presidencia municipal.

Lo cierto es que en el partido Acción Nacional no se cuenta de momento con un perfil natural hacía la competencia en 2018.  Mientras que De la Vega se mueve claramente dentro del círculo de poder económico y la influencia que tiene por el número de empresas y de empleados con los que cuenta es altamente destacable.

 

Por cierto otro de los terrenos donde se darán los enfrentamientos entre panistas será precisamente al renovar la dirigencia municipal de ese organismo ya que hay tres corrientes que están buscando tomar el liderazgo a partir del próximo mes de marzo, entre ellos aquellos que simpatizan con el ex dirigente estatal Mario Vázquez Robles, el propio Ramón Galindo Noriega que busca colocar ahí a su hermano Pilo Galindo -el dramaturgo- y de paso su sobrina Austria Galindo, pero también está la corriente de quiénes estuvieron acompañando al dirigente saliente Jorge Espinosa Cortés.

Todo indica que el ánimo de haber ganado la gubernatura y las diputaciones locales han revivido la esperanza entre la militancia panista sobre todo aquellos que prácticamente estaban casi fuera del partido pero ahora sí ven la posibilidad de consolidarse, de lograr un huesito, o de regresar para retomar el control del PAN, es decir vienen a defender sus posiciones con uñas y dientes.

 

Cambiándonos con los de enfrente, en  el Partido Revolucionario Institucional (PRI), estarán recibiendo, antes de que se termine enero, a un delegado nacional que se encargará de subsanar todas las heridas que se ha hecho la militancia chihuahuense tras el fracaso electoral del pasado 5 de junio.

El interés del Comité Ejecutivo Nacional del PRI de recuperar el estado de Chihuahua, desde las alcaldías y el propio Congreso del Estado, va muy en serio, tan es así que un ex gobernador, no precisamente de Chihuahua sino de otra entidad pero de gran influencia al interior del tricolor, será a quien envíen a Chihuahua para que lime las asperezas entre los diversos grupos y lograr consolidarlos en un sólo acuerdo, en un solo objetivo, es decir, la unidad y la fortaleza del PRI. O digamos planchar el terreno para que el dedazo sea aceptado hasta con una sonrisa en el rostro.

A más tardar en marzo también se tendrán que renovar tanto la dirigencia estatal como los comités municipales, pero antes tendrán que dejar de lado todas las diferencias y de nueva cuenta de tomar algo que siempre ha identificado al PRI, en referencia a que todos obedezcan una sola voz de mando y esta emanará de la dirigencia nacional y concretamente de Los Pinos.

Aún no se definen quienes pudieran ser los abanderados del tricolor en 2018 por las diversas alcaldías que estarán en juego y las diputaciones locales, lo cierto es que la orden va en torno a que no se postulé a quienes tengan un perfil ya manchado, ni mucho menos una reputación cuestionable ante el electorado; serán caras nuevas, propuestas frescas, liderazgos juveniles pero de gran influencia o de gran patrocinio político.

 

El gobierno del estado anunció el estímulo fiscal que otorga la Secretaria de Hacienda a todas las gasolineras en fronteras con el que pueden vender el litro de gasolina magna en $12.44 pesos, como si apenas se hubiera autorizado, cuando tal estimulo se tramitó desde el año pasado por dos gasolineras que son las que actualmente ofrecen el combustible a dicho precio.

O en Palacio andan atrasados de noticias o nos quieren vender tal beneficio como homologación cuando en realidad eso no es así, incluso antes de que se anunciara por parte del gobierno estatal, tanto el subdelegado de PROFECO local, Iván Lara Rendón y el diputado federal Fernando Uriarte ya lo habían mencionado, de hecho, todas las empresas gasolineras pueden tramitarlo si así lo desean pues es opcional.

 

Llama la atención que las placas temporales que apenas llegaron a ciudad Juárez y que ya está entregando Recaudación de Rentas, ostentan el logotipo de la pasada administración que encabezó Cesar Duarte, es de resaltar porque en semanas pasadas no se contaba con dichos documentos, por lo que se presume que una de dos: o estaban guardados en alguna bodega y por tres meses nadie se dio cuenta o de plano son de reciente fabricación, y deberían ya portar el escudo del nuevo amanecer pero no es así, ¿será que alguien paso por alto ese “pequeño” detalle?