32.1°C / 89.8°F
$16.88 - $17.95

Autos usados

Por: Alejandro Velasco | 09 de enero, 2017 - 03:15 | Opinión |

La venta de vehículos usados procedentes de los Estados Unidos, es parte de la actividad económica de nuestra ciudad, alrededor de la misma, cientos de familias se ven beneficiadas directa o indirectamente, unos trayendo los automotores desde muy diversas ciudades en la unión americana, mismas que de forma cotidiana llevan a cabo remates de vehículos en los que se requiere de una membresía para poder ingresar y ofrecer alguna cantidad de dinero, para ello el participante debe hacer un deposito que garantice que realmente está interesado en llevarse algunos de los cientos de vehículos que ahí serán rematados.

Los denominados “carreros” ya tienen la experiencia suficiente como para reconocer una buena oportunidad y hacer una oferta o en ocasiones simplemente dejarla pasar en espera de mejor mercancía.

Otros compradores prefieren acercarse a lotes especializados en ciertas poblaciones que, aunque no ofrecen precios tan atractivos, si son bastante competitivos como para que sea negocio el transportarlos hasta Juárez esperando obtener entre 200 y 300 dólares de ganancia en promedio y en algunas ocasiones hasta mas de 500, cuando se trata de una verdadera ganga de esas que de pronto salen en los remates.

Y lo anterior representa apenas la primera etapa del negocio, pues al llegar a esta frontera comienza la siguiente, en la que se involucra a carroceros para detallar o de plano hacer alguna cirugía mayor, pues existen compradores que se especializan en vehículos accidentados, los cuales son muy recientes, con el “detalle” de que el golpe que provocó que se declarara como pérdida total, es bastante grande; pero nada que un buen carrocero no pueda arreglar; los daños que presentan estos vehículos, llegan a requerir “injertos” de casi la mitad del automóvil, pero la experiencia de los hojalateros hace verdaderos milagros, dando como resultado que el vehículo quede como nuevo y en esa parte entran los yonkes que también están dentro de los negocios alrededor de la venta de autos usados.

Después vendrán los tapiceros, de los que igualmente tenemos verdaderos maestros en la materia, dejando interiores desde muy básicos hasta de lujo, dependiendo de lo que se le pretenda sacar de ganancias a la unidad, sin dejar pasar a los mecánicos que son quienes atienden lo mas importante, la máquina que hará posible la movilidad, junto con el experto en el sistema eléctrico, los llanteros y desponchadoras, y si ya se tiene un poco mas de dinero y ganas de invertirle al automóvil, están también los instaladores de alarmas y sonido, los que polarizan los cristales, los que venden rines nuevos y usados en fin es muy grande la cantidad de negocios grandes y pequeños que nacen y proveen de sustento a las familias juarenses.

Por supuesto también las comercializadoras que se encargarán de importar legalmente la unidad para que finalmente el beneficio llegue también a los gobiernos, a través de los impuestos de importación en los que la federación es quien sale ganando, mientras que las placas, derechos vehiculares y tarjetas de circulación van para el estado, los engomados ecológicos para el municipio, bueno, hasta la Cruz Roja y la Universidad reciben patrocinio de los automóviles, pues con la revalidación vienen indexadas las aportaciones para las mencionadas instituciones.

Por ello este sector del comercio en Juárez es muy importante ya que representa, no miles sino millones de pesos y actualmente la federación sigue con la cerrazón de no permitir la importación de los vehículos modelos 2006 y anteriores.

Definitivamente la vida en frontera es muy distinta a la del resto del país, pero parece que eso no lo entienden nuestras autoridades quienes sin medir las consecuencias nos han desprovisto de las pocas herramientas que teníamos para ser al menos, algo competitivos frente al país mas poderoso del mundo y todo parece indicar que así vamos a seguir.