13.1°C / 55.6°F
$21.70 - $22.00

Agua y ajo. No hay de otra ante el gasolinazo.

Por: Alejandro Velasco | 05 de enero, 2017 - 03:15 | Opinión |

El mensaje a la nación del presidente Enrique Peña Nieto, en el que hizo públicos los nombramientos como titular en la Secretaria de Relaciones Exteriores de Luis Videgaray y de María Cristina García Cepeda en la Secretaria de Cultura, pasaron desapercibidos, pues lo que todos esperaban era que abordara el tema del llamado gasolinazo, cosa que efectivamente tocó, pero para defenderlo tal como lo ha hecho en los últimos días el secretario de Hacienda José Antonio Mede Kuribreña y el subsecretario de la misma, Miguel Massmucher, en el sentido de que se trata de una decisión dolorosa pero necesaria e insistió en que no tiene nada que ver con la Reforma Energética, sino con los precios internacionales del petróleo, aunado a que en todos los países del mundo los energéticos generan impuestos, por lo que en México no tiene por qué ser la excepción.

Pero en ese sentido me surge la pregunta ¿Por qué para unos asuntos si aplican las condiciones que prevalecen en el mundo y para otros no?, por ejemplo, en los sueldos, porque seguramente todos estaríamos de acuerdo en que tenemos una de una de las gasolinas mas baratas comparada con las demás naciones, si los sueldos fueran también competitivos a nivel mundial. No es posible querer tener precios de países del primer mundo, cuando los salarios están a niveles de economías emergentes, como se califica a nuestro país, es incongruente, tanto como tener políticos con sueldos que incluso superan lo que se gana en países como Estados Unidos, tomando una vez mas, las condiciones de esas dos naciones y sus respectivas economías.

Otro punto de comparación en el que la congruencia no está presente, es en el tema del financiamiento a partidos políticos, pues de nuevo, en la unión americana esos institutos políticos deben buscar sus propios recursos para llevar a cabo sus campañas, el Estado no se los proporciona, mientras en México con una economía emergente sí, y los recursos son millonarios todos los años, se tenga o no elección.

Otra pregunta que surge, es ¿Por qué siguen justificando el incremento en las gasolinas, con el argumento de que de no hacerlo se tendrían que recortar mas recursos en áreas como salud y educación?, porque no mejor bajar, por ejemplo, los sueldos y prestaciones de la Cámara de Diputados y Senadores, de los ministros de la Suprema Corte, de los secretarios de estado y en general de la alta burocracia, ya que los ahorros serian enormes, pero no, siempre lo mas fácil es sacarle dinero al contribuyente cautivo, ese que sale todos los días a trabajar como profesionista o es dueño de alguna pequeña o mediana empresa, las denominadas PyMES que son las que generan el mayor número de empleos en el país.

Otro de los argumentos que esgrimen para elevar los precios de las gasolinas, es que no se trata de un impuesto, aunque mas de la mitad de lo que cuesta el litro del combustible son impuestos, y que como quien posee un vehículo tiene un mayor poder adquisitivo, el impacto no le llega a la clase humilde, lo cual es completamente falso pues ya se están anunciando los incrementos en mercancías muy diversas y que son de consumo básico para el grueso de la población, además de los incrementos en el transporte público que ya se están anunciando por parte de ese sector de los concesionarios.

En fin la decisión es indefendible y mas cuando nos dijeron que con la Reforma Energética tendríamos gasolinas mas baratas, cosa que de ocurrir va a ser dentro de alrededor de 15 años, eso en el mejor de los casos, pero también nadie nos advirtió que mientras esos precios bajos llegaban, tendríamos que pagar una de las gasolinas mas caras del mundo, puesto que en estos casos es incorrecto comparar el precio de México, con los que se ven en el resto del mundo, ya que un producto o servicio resulta caro cuando la mayoría  no dispone del  suficiente dinero para comprarlo, ¿de qué sirve un producto que para el primer mundo resulte barato, si en el país que se produce sus habitantes no pueden pagarlo?.

Desafortunadamente la clase política no puede entenderlo porque no lo vive en la actualidad, dado que con un sueldo mayor a  100 mil pesos mensuales, qué les puede representar el tan mencionado gasolinazo; lo que deberían de hacer es tratar de vivir y transportarse a su actividad diaria la que sea, con ingresos, ya no digamos de un salario mínimo, pongámonos esplendidos con tres salarios mínimos diarios, a ver si no la pensarían por lo menos dos veces, al momento de proponer reformas y tomar decisiones que finalmente impacten a la mayoría; esa sería una muy buena estrategia, lo malo es que es imposible de aplicar, por lo pronto el descontento continua en aumento, mientras en el gobierno prácticamente están diciendo que con el gasolinazo, la situación es muy sencilla, se trata de “agua y ajo”, “aguantarse y a joderse”.