22.3°C / 72.2°F
$16.74 - $17.83

Creí que ya lo había visto todo

Por: Joaquín García | 02 de enero, 2017 - 07:11 | Opinión |

Hola mis querid@s ciber-amigos aquí estamos de nuevo iniciando un año más que a pesar de  los pronósticos y presagios negativos en lo económico y social que se avecinan  según los analistas le deseo a usted amigo y  a usted amiga salgan adelante en todos sus proyectos .

Les comento que en mis reflexiones de fin de año me puse a pensar (de vez en cuando lo hago), que para los que ya somos tarjeta-bientes  del INSEN, en algunas etapas de nuestra vida creíamos que ya lo habíamos visto todo, lo incomprensible e inaudito en este bello país del cual alguien dijo (el escritor Blanco Moheno) “México el País donde no pasa nada”

No obstante que desde antes  existía “moderadamente” pero  en las décadas 70’s, 80’s  inició una corrupción descarada, que después se tornó en galopante, en esos momentos sobre todo al final del sexenio de López Portillo  pensábamos que ya habíamos tocado fondo, pero teníamos la esperanza de que  llegaría el salvador o por lo menos que la Virgencita de Guadalupe  se apiadara de su pueblo que tanta fe tiene en ella.

Pero no fue así, el costo de la vida se fue encareciendo como consecuencia de  las malas administraciones que provocaban inflación, devaluación de nuestra moneda, un endeudamiento  externo mayor que nos  heredaron  para cubrirlo  en muchos años posteriores ¿y ellos? ¿Los políticos?: Bien gracias.    

Pensamos que con los grandes lujos y despilfarros de dineros provenientes de  contratos con excelentes ganancias  para ambas partes, del cobro de concesiones u obra pública con altos costos pero de muy baja calidad estos personajes saciarían su avaricia, pero no fue así.  Siguieron los sexenios corruptos de los llamados tecnócratas sin embargo cuando llegó  el nuevo  milenio surgió una nueva esperanza.

Nos la creímos, pensamos que en nuestro querido México empezaba un renacimiento fuera de la corrupción y con ganas de demostrar el gran potencial de nuestra gente.

Con gran tristeza al final de los dos primeros sexenios del cambio vimos que era el poder de unos cuantos para unos cuantos, La pobreza siguió presente aunque la macroeconomía se mantenía firme ante el mundo, el hambre continuaba presente. Esto como usted sabe le abrió las puertas a las mafias de narcotraficantes, tratantes de personas y otras ramas del llamado crimen organizado para reclutar verdaderos ejércitos con gente con hambre, gente sin cultura y menos  con un   trabajo digno.

El descontento de muchos mexicanos existe  desde aquel entonces,  los años 70’s, aquellos que conocimos la palabrita atonía, viviendo en la crisis que ha estado presente desde hace más de cuatro décadas, sin forma alguna de expresarlo y con miedo a la represión.

Los que ahora ya hemos vivido más de medio siglo nos hemos ido admirando con la tecnología paso a paso y vemos con asombro como en lo referente a los medios de comunicación han podido dominar a muchos pueblos siendo un arma coadyuvante para obtener el poder y no para educar al pueblo.

Y cuando aparecen las computadoras que creímos o pensamos que ya era lo máximo, nunca nos imaginamos que serían la base de una globalización mundial y al crearse el internet  a mediados de los 80”nos abrió otro panorama.

Tampoco imaginamos que el internet aunado a la telefonía y a las computadoras se iba a convertir en un verdugo al despersonalizar a millones de millones de usuarios.

Todavía en los inicios de los 80’s por nuestra mente no pasaba que nuestras actividades iban a depender de traer en el bolsillo un aparatito que se llamaría celular, casi como una  epidemia que yo califico como “celulitis cerebral”.

En la “antigüedad” una de las formas de mostrar el descontento contra los gobernantes no pasaba de manifestaciones (que eran reprimidas), pintas, pancartas y no faltaban los chistes con afán de ridiculizar al funcionario, los que se difundían de boca en boca.

En nuestro vocabulario no existía la palabra que está de moda: VIRALIZAR. Y menos nos imaginábamos que existirían las, hoy llamadas Redes Sociales  que son las que se utilizan para viralizar  toda clase de mensajes o eventos. Desde lograr que un tipo loco llegue a la presidencia del país más poderoso, hasta convocar a miles de mexicanos para asistir a los 15 de una jovencita en un pueblo desconocido hasta hace unos días, al cual podrán llamar próximamente  “La Joya... de Rubí” y  que en cuanto cumpla la mayoría de edad  hasta podrá ser alcaldesa.

Como les decía antes se hacían como dicen “charras” (chistes), ahora se hacen “memes” y es impresionante que en un cortísimo lapso se “viralice” y quede la imagen de alguien por los suelos al grado que da Pena… Nieto.

Bueno al inicio de este primer mensaje del 2017 les comentaba que los que dizque saben, pronostican negatividad en muchos ámbitos, sin embargo creo que nosotros somos los que podemos aceptarlo o actuar para que suceda lo que realmente deseamos positivamente. Creo que debemos re planificar, reestructurar nuestras metas, objetivos. Salirnos de la zona de confort  que puede desaparecer si no tomamos acciones inmediatas.

Creo y siento que tenemos en nuestras manos el lograr un verdadero cambio y no me refiero a apoyar a algún personaje, el principal personaje del cambio somos nosotros mismos, se los dice un sesentón que todavía tiene mucho ánimo y que creía que ya había visto  todo y ahora está convencido que nos falta mucho por recorrer  y por ello le doy gracias a Dios.

Feliz 2017.