9.9°C / 49.8°F
$18.30 - $18.70

De nada sirvió la reforma energética

Por: Alejandro Velasco | 02 de enero, 2017 - 03:15 | Opinión |

De plano José Antonio Meade Kuribreña se voló la barda con su reciente declaración en la que afirma que con el aumento a las gasolinas que entró a partir del primero de enero de este 2017 “ganan nuestros hijos”, al no desperdiciar la riqueza petrolera, y por el contrario se  utilizarla para invertir y dar apoyo a quien mas lo necesita.

La verdad yo tenía en un muy alto concepto, al actual secretario de hacienda, pero con esas declaraciones o le falta mucha inteligencia o nos quiere ver la cara a los mexicanos, ¿a quien se le ocurre semejante tontería?, cuando a lo largo de los años la clase política de nuestro país hizo todo para desarmar a la otrora petrolera de mayor importancia en el mundo, porque no se trataba solamente de la empresa que mas recursos generaba a México, sino que además estaba considerada como la que mayores ganancias dejaba en el mundo y que ahora vemos reducida a cenizas; de lo que fue anteriormente no quedan mas que ruinas, puesto que los legisladores de todos los colores se dedicaron a exprimirla al grado que la ahogaron y no le permitieron crecer y modernizarse con el propósito de seguir siendo altamente rentable, por ejemplo con la construcción de refinerías, es cierto construir una refinería no es cualquier cosa en cuanto a inversión se refiere, pero de que regresa lo gastado regresa y mas en los tiempos actuales.

Nuestros políticos no tuvieron la visión para allegarle las facilidades a una empresa que era de la nación, al contrario le aplicaron una serie de impuestos mucho mas rigurosos y estrictos que a cualquier otra compañía particular mexicana o extranjera, incluso se sabe de grandes trasnacionales a las que les perdonan cantidades millonarias de impuestos, mientras que a PEMEX que es de casa, al contrario le hincaron el diente y aun así seguía siendo rentable, por lo que decidieron asfixiarla para entonces sí impedirle desarrollarse; y ahora vemos el resultado de un pésimo manejo no solo de quienes pusieron como responsables de la dirección de nuestra empresa, sino de todo el aparato político.

Por eso cuando Meade Kuribreña dice que con el incremento a las gasolinas se evita el desperdicio de la riqueza petrolera, la pregunta es ¿cuál riqueza? si ya la entregamos a empresas privadas y extranjeras mismas que ahora serán quienes aprovechen todo ese tesoro que, efectivamente existe pero que dejó de ser propiedad de  los mexicanos

Pero además Meade asegura que liberar los precios de las gasolinas es la mejor decisión y la mas responsable ante el contexto internacional que enfrentan los mercados energéticos internacionales y agrega que si se hubiera optado por mantener el precio de la gasolina “artificialmente bajo”, entonces tendrían que ver la forma de cobrar mas impuestos; comentario que provoca dos preguntas una, ¿que no es obvio que de alguna forma van a cobrar mas?, posiblemente no en el formato de impuestos, pero pagando gasolinas considerablemente mas caras los mexicanos estamos aportando mas al erario público, porque el dinero sale de los bolsillos de la población  no caen del cielo, y la otra, dice Meade mantener el precio artificialmente bajo, con eso quiere decir que ¿lo dicho en muchas ocasiones por el presidente Peña Nieto que con la Reforma Energética ya no habría gasolinazos además de que su aplicación provocaría que tuviéramos gasolinas mas baratas, fue un mentira?, ya que nunca se dio una baja en los precios de las gasolinas y aun así el precio no era el real, lo que indica que la reforma no sirvió para nada, no benefició a los mexicanos, sino a unos cuantos empresarios y muchos de ellos extranjeros por lo que el dinero que generen se lo van a llevar del país.

Definitivamente no sé hasta dónde quieren nuestras autoridades, estirar la liga de la tolerancia de la población, porque la verdad no creo que resista mas, y el resultado de todas estas acciones irresponsables deberá notarse en las próximas elecciones, y los nuevos gobernantes estarán obligados a juzgar a quienes saquearon o provocaron el saqueo del país, pues los mexicanos tenemos un límite que está a nada de sobrepasarse.