11°C / 52°F
$18.50 - $19.00

La triste historia de cada periodo vacacional

Por: Alejandro Velasco | 30 de diciembre, 2016 - 03:15 | Opinión |

Cada año durante los periodos vacacionales se repiten historias que pese a la insistencia que hacen las autoridades para extremar precauciones al conducir en carreteras, se siguen presentando, es el caso del accidente ocurrido la madrugada del jueves entre un camión de pasajeros y un tracto camión en el entronque Bermejillo-Corralitos en dirección a Jiménez Chihuahua, en el que hasta el último reporte habían fallecido 11 personas entre ellas los choferes de los dos vehículos involucrados, puesto que el encontronazo fue de frente.

Y aunque existen comentarios en el sentido de que las campañas que lanzan las autoridades no son lo suficientemente insistentes como para prevenir que mas incidentes de este tipo ocurran, la realidad es que resulta obvio que si se omiten algunas de las muchas recomendaciones que la mayoría conocemos, los accidentes van a continuar, y sobre esa base se puede afirmar que ningún conductor puede decir que desconoce que se debe poner el cinturón siempre que aborde un vehículo, el nunca manejar cansado o bajo la influencia del alcohol o cualquier droga, no exceder los límites de velocidad, incluso lo recomendable es manera a la velocidad en la que se tenga la certeza de que se tiene el control absoluto del vehículo, aunque este por debajo del límite establecido,  se deben eliminar los distractores como el teléfono celular o cualquier otra cosa que distraiga la vista del camino; en fin el propio sentido común nos previene de lo que podemos y no hacer en carretera. Aquí se trata de que cada individuo tome la decisión de respetar las medidas de  seguridad en carretera y sea consciente de la enorme responsabilidad que es conducir un automotor.

Desafortunadamente en el caso de los camiones de pasajeros de los denominados piratas, en muchas ocasiones los operadores no descansan lo suficiente y continua al frente del volante, sobreviniendo los accidentes provocados por fallas humanas, y es que con la intensión de captar clientes; a quienes son los dueños de estos autobuses no les interesa mucho tener la certeza de que sus empleados están en las condiciones físicas ideales para continuar manejando por lo que los mandan a realizar corridas extras, incluso apenas a unos minutos de haber llegado a su destino, sometiéndolos a trabajar en condiciones que bien se podrían calificar como inhumanas ya que no se trata de máquinas sino de personas, que después de cierto tiempo deben descansar obligadamente.

En México para nadie es extraño saber que la mayoría de los choferes de carga realizan jornadas muy largas en el volante, pero al llegar a su destino por lo regular descansan todo un día, lo que les permite retomar fuerzas y continuar su labor ya frescos, desafortunadamente en el caso de los conductores de autobuses piratas no ocurre igual.

Mientras que en los camiones de línea siempre son dos choferes a bordo de la unidad, uno al volante mientras el otro descansa para, después de ciertas horas, darse el relevo, con lo que se previenen los accidentes por manejar cansados.

De plano lo que se necesita son operativos como los que realiza en ocasiones la Secretaria de Comunicaciones y Transportes en los que someten a una serie de pruebas físicas a los conductores con la finalidad de confirmar que están aptos para el trabajo que desempeñan, y que sean permanentes, pero también a los particulares, pues no están exentos de estos accidentes, mientras que los usuarios deben prescindir de viajar en estos vehículos pirata, pues por ahorrarse unos pesos se pierde lo mas valioso que es la propia vida y la de sus familiares.