15.9°C / 60.6°F
$20.60 - $21.30

Profesiones y profesionistas

Por: Alejandro Velasco | 29 de diciembre, 2016 - 03:15 | Opinión |

El Senado de la República analiza reglamentar el ejerció de las profesiones en México, con la finalidad de evitar que personas que no llevaron a cabo estudios de licenciatura se ostenten como tales, ya que hacerlo pone en riesgo la vida, la salud, el patrimonio o la libertad de quien confía en ellos y decide contratar sus servicios; desafortunadamente se trata de un problema serio y real que requiere de soluciones de fondo, pues no son pocos los casos en los que sobre todo cuando se hacen pasar por médicos de cualquier especialidad, perjudican la integridad física de sus pacientes y en casos extremos hasta se han perdido vidas por gente que sin el menor escrúpulo, compra un título de médico y comienza a dar consulta y hasta a realizar intervenciones quirúrgicas para las que obviamente no está  preparado, con los resultados antes mencionados.

Lo que agrava el problema es la carencia de recursos de que padece buena parte de la población, misma que los obliga a buscar alternativas de medicina barata y en esa búsqueda, dan con estos defraudadores, pero no solo en esos casos se presenta un peligro para la ciudadanía, también están los casos de los que se ostentan como abogados y se dedican solamente a sacarle dinero a sus clientes pero no les resuelven nada y si los hacen perder además de dinero, valioso tiempo que pudieron aprovechar para salir del problema legal en el que se encuentren; en fin, las afectaciones son muchas, lo que hace necesario que se termine con ese mercado negro de títulos, mismos que incluso ni siquiera llegan a costar mucho dinero, se han documentado casos en los que con 2 mil quinientos pesos se pueden conseguir títulos de muy diversas universidades, obviamente falsos, pero que para poder detectarlos se necesita ser un perito en la materia.

También están los casos en los que auténticas universidades se prestan a esta venta sin medir las consecuencias que ello implica.

Así que, bien por los senadores que por fin analizan proponer algo útil, aunque en este momento se trate solamente de una propuesta que, quien sabe si llegue a convertirse en iniciativa para finalmente ser aprobada y puesta en marcha.

Y hasta ahí todo bien, pero a los senadores también les falta reglamentar lo que tiene que ver con una carrera política profesional, en la que se estipulen los requisitos que debe poseer todo aquel que aspire a un puesto de elección popular, ya que que en este momento, aunque la ley es muy democrática, pues establece que todo mexicano tiene derecho a votar y ser votado, la verdad es que debería de acotarse para que quien llegue, tenga los conocimientos suficientes y necesarios para crear leyes o en su caso, dirigir los destinos de un municipio, estado o el mismo país.

Y es que actualmente, si se revisan los méritos académicos de los diputados, senadores y gobernantes de distintos niveles, nos vamos a encontrar con que en pocos casos la carrera que estudiaron es acorde a su trabajo, en otros no tiene nada que ver y en muchos mas, ni siquiera poseen un título universitario ya no digamos acorde, un título de lo que sea, pues está visto que la preparación académica provoca un cambio importante en el individuo; por supuesto que reconocemos que no necesariamente el mas letrado será el mejor en la práctica, pero por lo menos tendrá mayor idea que alguien que nunca puso un pie en la universidad o que decidió ser autodidacta y prepararse a sí mismo con determinación y disciplina

Por eso es que vemos como el de Carmen Salinas, cuyo único mérito para llegar a diputada federal fue  ser famosa, pero en la práctica resultó un lastre, a quien se le paga sin desquitar en lo mas mínimo su dieta, pero agregándole que cuando se le cuestiona sobre su falta de cumplimiento y la forma en que va a dormir a las sesiones, contesta de forma grosera muy apegada a su personaje muy conocido en el cine nacional, “La Corcholata”, pero ese solo es uno de los muchos casos que hay entre los 500 diputados y 128 senadores que prácticamente van, cuando lo hacen, a cobrar y nada mas y todo eso lo pagamos con nuestros impuestos

La urgencia es que tanto senadores como diputados hagan una buena reglamentación de las profesiones en el país, pero también que se reglamente la preparación que debe tener todo aquel que aspire a un puesto de elección popular, ya que esa carencia está colapsando al país, con legisladores y gobernantes de muy corta visión para resolver problemas