4°C / 40°F
Dólar: $19.64 - $20.63

Anhelo que Trump sea el Nerón que incendie EU

Por: Alfredo Martínez de Aguilar | 11 de noviembre, 2016 - 05:34 | Opinión |

Sin fanatismos político-religiosos de corte fundamentalista, a nuestro juicio, el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos, no es más que parte del signo de los tiempos, preñado de calamidades y futuras desolaciones.

Agotados los sistemas capitalista y socialista y/o comunista, hijos putativos de los eternos padres de la mentira, e iniciada la Tercera Guerra Mundial en Europa oriental y Oriente Medio, se impulsa el Nuevo Orden Mundial. 

Éste se pretende imponer globalmente al mundo, a través de prefabricar una mega crisis mundial económica, que también ya ha iniciado, por lo que, asimismo, se busca provocar una mega catástrofe para implementarlo.

A quienes lo duden por ignorancia, ingenuidad, escepticismo o complicidad, baste recordar que al repuntar la tendencia electoral a favor de Trump el peso rompió el récord histórico al superar las 20 unidades por dólar.

Desde el fondo de mi corazón clamo al Cielo con los brazos en alto que Trump sea el moderno Nerón que incendie Estados Unidos y propicie la destrucción de la nueva Babilonia, la gran prostituta de América.

Décadas atrás no se aceptaba esta idea y solo se asociaba a Roma con Babilonia, claro está que Roma también es parte de esta Babilonia, pues tiene conexiones directas con el centro de poder que es la Ciudad de Nueva York;
En ésta última están las principales sedes de las organizaciones religiosas, las cuales también han caído en las redes de influencia de esta nueva Babel y que ha acogido a millones de personas de distintas lenguas.

En la historia del imperialismo yanqui, nunca se había dado el caso que los dos candidatos a presidente de los partidos Republicano y Demócrata, Trump y Clinton tuvieran una pésima reputación interna y externa.

Es conocida la actitud egoísta, racista y xenófoba de Trump mientras que se ha divulgado la doble personalidad de Clinton que es hasta cierto grado demoniaca, apoyadora de normas contrarias a las leyes humanas y divinas.

Sin ánimos conspiracionistas, a querer o no, guste o no, el arribo al poder del trepador defraudador inmobiliario neoyorquino representará un parteaguas en la historia del mundo global y con nuevas condiciones geopolíticas.

Hoy, menos que nunca, podemos pasar por alto la nueva realidad geopolítica global que de manera más que, obligada y necesariamente, repercutirá en México por la frontera de más de tres mil kilómetros con EE.UU.

La política discriminatoria de los latinos y de los mexicanos, delineada durante su campaña por Trump, provocará graves problemas migratorios con nuestro país al pretender deportar a millones de compatriotas.

No es nada descartable que la avalancha de deportaciones genere graves problemas económicos, políticos y sociales en México, sobre todo, en los estados expulsores de migrantes como Oaxaca, Guerrero y Puebla.

El conflicto prefabricado en Siria será el detonante, los rebeldes financiados y armados por la OTAN, Katar y Arabia Saudita están perdiendo la batalla en Alepo, y los de ISIS están perdiendo la batalla en Mosul, en Irak.

Se acaba el negocio a los occidentales promotores de la guerra de Siria, y las anteriores de Afganistán, Irak y Libia. Los rebeldes, Isis y todos los terroristas serán derrotados por Rusia, y sus aliados, Irán, Siria y Egipto.

La OTAN y sus aliados solo tienen una opción y es entrar directamente en la guerra contra Bashar al-Ásad bombardeando Siria, pero eso les lleva a la confrontación directa con Rusia, confrontación que Trump rechaza. Pero que Hillary Clinton desea con firmeza, como algunos halcones de USA o como quiere la cúpula Iluminati que dirige el mundo y a quienes no les importa la muerte de millones de personas y trabajan para conseguirlo.

A la luz de los planes de conquista mundial del establishmen norteamericano, cuya candidata es Hillary Clinton, en un ejercicio de creación de escenarios futuros, no se descarta un atentado contra el presidente electo Trump.

La III Guerra Mundial o perder Siria y su influencia en Oriente Medio, esa es la cuestión para la OTAN, esa y ver el mundo con dos o tres centros de poder, y no con uno solo, los Estados Unidos como hasta ahora.

Estamos en un momento de la historia más peligroso que la crisis de los misiles cubanos, la tercera guerra mundial puede llegar a USA cualquier día, quizás antes de la toma de posesión de Trump en enero de 2017.

En la Agenda de Riesgos Global, no se descarta que Rusia ataque a los Estados Unidos y lance una potente bomba de pulso electromagnético sobre territorio norteamericano antes del primero de enero de 2017.

EE.UU, y los países de la OTAN con bases militares se quedarán sin radio, sin móviles, sin teléfono, sin TV, sin ordenadores, sin vehículos. No podrán lanzar ni una sola bomba nuclear y se quedarán sin defensa alguna.

Estudiando las profecías bíblicas Rusia debe vencer a los EE.UU., porque lo dice el profeta Ezequiel en los capítulos 38 y 39 sobre Gog de Magog, quien junto con los países del Islam invadirán y atacarán Israel.

No menciona a EE.UU., gigante con pies de barro, según Daniel. Si no defiende a Israel al ser atacado por Gog de Magog, que solo puede ser Putin de Rusia, es que ya no es una potencia mundial, ha desaparecido.

La III Guerra Mundial no será termonuclear, porque moriríamos todos, pero Rusia inutilizaría los sistemas de defensa de EE.UU y la OTAN con bombas de pulso electromagnético, y desaparecerán como potencia militar.

Rusia ganará, pues, la III Guerra Mundial, acabará con los EE.UU. y con la OTAN, y liderará el Nuevo Orden Mundial, formará una coalición con los países del Islam y atacará a la Unión Europea e Israel después.

Aunque a primera vista el ejercicio de creación de estos escenarios geopolíticos futuros se antojan novelas de ciencia ficción, en realidad, no lo son, si se contrastan con los hechos de la vida real en el mundo global.

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila