0.3°C / 32.5°F
Dólar: $19.64 - $20.63

¿Realmente estamos en medio de un cambio?

Por: Alejandro Velasco | 09 de noviembre, 2016 - 03:00 | Opinión |

Desafortunadamente en nuestro país, la política controla, la gran mayoría de las instituciones sean de la naturaleza que sean, salud, educación, deporte, cultura, etc., etc., y aunque ello ha sido duramente criticado, la realidad es que se sigue presentando, independientemente del color del gobernante en turno, esto lo comento porque apenas cambió la titularidad del gobierno de nuestro estado y los cambios no se hicieron esperar, lo lamentable es que en algunas ocasiones, (no se debe generalizar) a quienes ponen al frente no cuentan con el perfil adecuado para atender la tarea encomendada, sino que se trata de conocidos o incluso familiares, mismos que a veces, no tienen ni la mas mínima idea de la labor que van a desempeñar y pese a ello, lo primero que hacen es sacar a quienes si saben hacer el trabajo, para meter a su gente, situación que hace aún mas complicado que puedan dar el servicio que la ciudadanía esperamos, ya que carecen de la experiencias y el conocimiento necesario.

Y los ejemplos abundan pero me voy a referir concretamente a los cambios en los colegios de bachilleres, institución que brinda educación preparatoria a la mayoría de los jóvenes de nuestra entidad, y a pesar de ello no está exenta de los cambios que no se pueden calificar de otra forma mas que políticos y debo reconocer que no es cosa nueva, en pasadas administración también era así, ponían y quitaban directores y directoras según conviniera al mandamás del momento, ya ni siquiera al director general, situación que impide dar continuidad a los proyectos del anterior director del plantel por bueno que este fuera, afectando principalmente al alumnado que simplemente está a merced de los vaivenes políticos del estado.

Actualmente la directora general del Colegio de Bachilleres en nuestro estado es Teresa Ortuño, quien es licenciada en economía, misma que aunque tiene mucha carrera política, pues ha sido diputada federal y local, senadora y hasta precandidata a gobernadora de Chihuahua, la realidad es que carece por completo de los conocimientos en cuanto a planes educativos, no digo que no pueda aprender, por supuesto que debe tener la capacidad, pero el tiempo que pase capacitándose, si decide hacerlo, es tiempo perdido y las nuevas generaciones no están para eso, además de que posiblemente cuando ya sepa bien a bien lo que debe hacer, la cambian de dirección y traen a otro que va a tener que pasar por el mismo proceso.

Y Pablo Cuarón no canta mal las rancheras, pues se trata de un exitoso empresario, que estudió licenciatura en administración de empresas, con maestría en administración, tiene un diplomado en alta administración, pero en educación su única experiencia es como presidente del consejo del Tecnológico de Monterrey y la verdad no dudo de su capacidad para administrar, pero la preparación de los estudiantes desde preescolar hasta universidad requerirían un poco mas de conocimiento pedagógico y aun así ostenta el cargo de secretario de educación estatal.

Por otro lado hemos visto como se han presentado planes muy prometedores que bien aplicados y dándoles continuidad tienen la apariencia de que traerán grandes beneficios a los alumnos, y se tardan mas en anunciarlos y promoverlos, que en detenerlos, debido a que de pronto surgieron cambios en las estructuras políticas y lo que parecía ser la solución a los muchos problemas de la educación en la entidad, como el ausentismo, el bajo rendimiento, el abandono de la escuela entre otros, de buenas a primeras se desechan regresando a lo que marca el librito y hasta ahí.

Seguro todos recordamos como se afanaba el anterior gobernador Duarte en afirmar que para su gobierno la educación era lo mas importante, incluso le dedicaba una buena parte del presupuesto para apoyarla, sin embargo, nunca le dio seguimiento por ejemplo al Plan Villa, que independientemente de quien lo haya implementado, a todas luces se veía que tenía al menos lo necesario para mantener a los jóvenes interesados en seguir estudiando, con todo y las carencias de que pudiera padecer, sin duda era un buen plan que de un día para otro simplemente se tiró a la basura y con él las ilusiones y el entusiasmo de los alumnos que ya empezaban a tomarle el gusto

Pero lo mas lamentable es que con las actuales autoridades, la situación no es muy distinta, de nuevo vienen los cambios de directores en los Colegios de Bachilleres y con ellos los planes que se estaban realizando aunque con buenos resultados serán cambiados por que la visión de los nuevos titulares es muy distinta y lo que para unos es bueno para otros se trata de muy malas ideas que deben eliminarse a la brevedad y una vez mas, en medio están los alumnos; y la pregunta es, ¿hasta cuándo en México realizaremos planes a largo plazo, en los que no importe quien esté al frente, les den continuidad hasta concluirlos?, la verdad no lo sé, pero lo que sí sé es que seguiremos con las visiones a corto plazo que llevan el desarrollo, no solo de las instituciones educativas sino en general de la sociedad en su conjunto, en fragmentos, que en ocasiones nos hacen avanzar, en otras nos ponen en pausa y las peores casos retroceder, debido a que obedecen al capricho de los que ostentan el poder, y al final seguimos igual.