7.8°C / 46°F
Dólar: $19.64 - $20.63

Deja Gabino Cué miseria, ignorancia e impunidad

Por: Alfredo Martínez de Aguilar | 19 de octubre, 2016 - 13:50 | Opinion_Chihuahua |

A contracorriente de la impresión generalizada estoy convencido que Gabino Cué Monteagudo es un hombre inteligente, con gran fuerza de voluntad demostrada en su tenacidad para dedicar 11 años de su vida a alcanzar al segundo intento la gobernación de Oaxaca.

Así también, estoy convencido que ante los enormes obstáculos políticos que tuvo que vencer al paso de los años para sacar al PRI del Gobierno de Oaxaca y enfrentar al Leviatán, adquirió amplia y probada experiencia y con ello detonó su genial perversidad.
Prueba de ello, finalmente consiguió encabezar la hasta entonces impensable coalición entre los partidos Acción Nacional, de la Revolución Democrática, Convergencia y del Trabajo, finamente tejida al lograr lo inconcebible: juntar el agua y el aceite.
Para hacer realidad su sueño contó en su segunda postulación con el apoyo definitivo y definitorio del segundo presidente panista Felipe de Jesús Calderón Hinojosa y del entonces dirigente nacional perredista Manuel Andrés López Obrador (MALO).
Claro, también, contó con el decidido apoyo de priistas y ex priistas, Manuel Camacho Solís, Marcelo Ebrard, Diódoro Carrasco, Jesús Martínez Álvarez, Benjamín Robles Montoya, Jorge Franco Vargas y Alberto Esteva Salinas, entre muchos otros.
Por la traición de incumplir los compromisos políticos contraídos para llegar a la gobernación de Oaxaca, se le fueron a la yugular los ex gobernadores priistas a Ulises Ruiz Ortiz, a cuyos más cercanos colaboradores prometió Gabino meter a la cárcel sin cumplirlo finalmente.

A la luz de estos elementos de juicio objetivos, resulta totalmente inentendible que el gobernador de la esperanza de cambio haya tirado al cesto de la basura de la historia su enorme bono democrático con el que derrotó al PRI, después de gobernar Oaxaca 80 años.

¿Qué pasó en el fuero interno de Gabino Cué? ¿Por qué pudo y no quiso o quiso y no pudo pasar de la simple alternancia en la gobernación de Oaxaca a la consolidación de la transición democrática y arribar felizmente a la normalidad democrática?
Seguramente nunca lo sabremos, salvo que nos dé la oportunidad de entrevistarle y formularle esta y otras preguntas que flotan en el ambiente oaxaqueño y obligan a buscar respuestas o bien, decida escribir sus memorias y desvele éste y muchos otros misterios.

A mes y medio de regresar el poder al PRI con Alejandro Murat, Gabino deja como herencia maldita una putrefacta estela de miseria, ignorancia, deuda, resultado de la escandalosa corrupción de sus amigos de infancia y compadres, amparados y protegidos hasta ahora por la más amplia impunidad.
Según los datos del estudio “Semáforos económicos electorales 2016” de México, ¿Cómo vamos?, los gobernadores de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, y de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo, dejarán a sus sucesores más deuda, pobreza y desigualdad laboral.

Ambas entidades son colocadas como las peores entre las 12 que renovaron sus gobernadores el próximo 5 de junio. Pero el tema económico no es el único problema: la inseguridad y represión también forman parte de la herencia de estos mandatarios.
Durante la presentación del estudio “Semáforos económicos electorales 2016”, Jorge Suárez Vélez, socio fundador de SP Family Office, se reveló que la deuda pública reportada por Oaxaca a la Secretaría de Hacienda se disparó al cien por ciento al pasar de 2.4 por ciento a 4.4 por ciento.

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social Coneval, Oaxaca ocupa el primer lugar en personas en mayor pobreza al registrar un aumento de 61.9 por ciento en 2012 a 66.8 por ciento en 2014 [2 mil 662 personas]. En cuanto a pobreza extrema, de igual manera subió de 23.3 a 28.3 por ciento, –1 mil 130 personas.

Jorge Suárez confirmó lo que todos los oaxaqueños saben al indicar que si los estados se endeudan para destinar los recursos a inversión pública tiene sentido, pero “si es por motivos electorales es preocupante”.

El socio fundador de SP Family Office desconoce o no quiso precisar es que gran parte de la escandalosa corrupción del gobierno de Gabino Cué se dio en complicidad con los dirigentes de públicos y clandestinos de la Sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Además del pago de facturas a la canalla comunista infiltrada en el magisterio por el apoyo para llegar a la gobernación de Oaxaca, Gabino Cué se vio obligado a permitir el desvío de recursos de SEDAFPA por Salomón Jara, para pagar el apoyo de Manuel Andrés López Obrador. 

Una de las variables más importantes a considerar es el endeudamiento estatal y al respecto Suárez Vélez aclaró, que “lo preocupante de este indicador es su ritmo de crecimiento en algunos estados. Además, únicamente se está observando la deuda reportada a Hacienda”.

Sobre el tema, Valeria Moy mencionó que los estados cuya deuda pública como porcentaje de su PIB es mayor a la nacional son Durango, Zacatecas, Oaxaca, Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua.

Oaxaca sigue ocupando los últimos lugares en pobreza, desempleo, educación y salud, así lo reflejan cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el Instituto Nacional de Estadística, y Geografía (INEGI) y la propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Es realmente alarmante que Oaxaca mantenga en semáforo rojo todos los indicadores que califica la organización México, ¿Cómo Vamos?

En promedio entre 2011 y 2015, la entidad oaxaqueña generó sólo el 16.7 por ciento cada año de los empleos formales necesarios para dar cabida a su población que se incorporaba al mercado laboral.

Según el estudio “Semáforos económicos electorales 2016”, Oaxaca es el estado con la tasa de informalidad más alta, sobre todo ambulantaje, y fue el cuarto que más la aumentó entre 2011 y 2016, al incrementarse en 2.6 puntos porcentuales.
Para dimensionar la magnitud del rotundo fracaso del gobierno del cambio fallido, baste mencionar que en el primer trimestre de 2016 sólo generó 57 empleos formales frente a los 9 mil 650 necesarios. La tasa de informalidad se ubica en un 72.9 por ciento de la población que labora en el estado.

Como candidato, Gabino Cué se comprometió a terminar con la pobreza, el rezago educativo y con la impunidad que imperaba en Oaxaca por la mala administración de su predecesor: el priista, Ulises Ruiz Ortiz.

Sin embargo, Gabino Cué olvidó su promesa de campaña que le llevó a la gobernación: castigo a los políticos involucrados en desvío de recursos en la entidad. Hoy, irónicamente el ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz demanda que Gabino sea castigado por la escandalosa corrupción.

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila