8.5°C / 47.3°F
Dólar: $19.64 - $20.62

Chuecos

Por: Alejandro Velasco | 18 de octubre, 2016 - 05:49 | Opinion_Chihuahua |

La problemática que padecen los vendedores de autos usados de la conocida como curva de la perimetral Carlos Amaya, en la que tienen detenidos cientos de vehículos del lado americano, porque la ley establece que modelos 2005 y anteriores ya no entran en  el programa de regularización, parec que no se resolverá en el corto plazo, ello se puede deducir, luego de que han buscado la ayuda de distintos actores políticos como el caso de la diputada del PRI Adriana Terrazas misma que ha buscado la forma de ayudarlos y hasta el momento nada; intentaron en su momento reunirse con el exsecretario  de hacienda Luis Videgaray, quien se limitó a dejarlos plantados y darles largas en un asunto que es el sustento de cientos de familias juarenses.

Ahora, los también conocidos como “carreros” buscaron al presidente Armando Cabada quien les dijo que hará lo que esté en su poder con la intensión de resolver tal situación. Lo malo para ellos, es que este no es año electoral, así que tendrán que esperar hasta el 2018, cuando entonces sí los candidatos estarán buscando banderas que enarbolar en su intento por conseguir la simpatía y el apoyo de la mayoría.

Hay que recordar que esta restricción atiende a los interese de las armadoras mexicanas que sienten que la venta de vehículos importados les generan pérdidas a su sector, al suponer, erróneamente, que quien compra un carro de segunda, tercera y hasta cuarta mano, les compraría a ellos si no tuviera la alternativa de los importados; muy seguramente desconocen el mercado en la frontera, las condiciones y precios que se manejan, puesto que si tuviera la información pensarían de otra forma.

No saben que a un empleado de maquiladora ni en sueños le alcanza para, ni siquiera pensar en el enganche del carro mas austero que ellos venden en sus agencias de autos nuevos, y por ello buscan un carrito usado de no mas de mil dólares que los lleve y los traiga a su trabajo y hogar, y nada mas.

Por su parte las autoridades insisten en que, es en estos vehículos “chuecos” en los que se comenten los delitos, pues no existe registro alguno, así que nada mas los usan y los dejan abandonados y ello ocurre también si llegan a tener algún accidente, simplemente el conductor si puede, se da a la fuga y para localizarlo y que se haga responsable es muy complicado.

Pero por otro lado, hacienda no brinda los esquemas necesarios para que quien tiene la necesidad de comprar unos de estos vehículos lo regularice, así que se convierte en un círculo vicioso que no tiene fin, y efectivamente el problema no tiene fin, puesto que no quieren que ingresen estos carros pero en la aduana no se ponen estrictos para evitar su ingreso y mientras, el problema sigue creciendo y solo se resuelve milagrosamente en los meses previos a una elección, cosa que seguramente volverá a ocurrir en 2018.