11.9°C / 53.4°F
Dólar: $19.64 - $20.63

La Neta

Por: Redacción | 16 de octubre, 2016 - 00:32 | La_Neta |

 

Se dice que para un gobernador el peor año de su mandato es el séptimo, y en el caso de Cesar Duarte sin duda alguna este periodo que apenas empieza será una verdadera turbulencia, con consecuencias que podrían llegar hasta el ámbito penal.

Javier Corral va arrancando su mandato, y como era de esperarse estos primeros días su administración ha ido descubriendo faltas, errores, omisiones, abusos y hasta delitos por parte de sus antecesores.

De los que se acaban de ir se anticipaba que aparecieran “trapos sucios”, pero en una sola semana brotaron demasiados. Ahí está el caso del departamento de lujo en las instalaciones del gobierno en Juárez.

Insultante que en una ciudad con tanta pobreza el gobernador tuviera un sitio acondicionado con tres pantallas de 70 pulgadas, lámparas de 5 mil pesos y hasta copas Goblet para tomar agua.

La historia no acabó ahí, al día siguiente otro escándalo: un segundo departamento. Si bien mucho menos lujoso, pero ubicado dentro de un plantel educativo, a la vista de jóvenes estudiantes de Bachilleres. Pero lo verdaderamente bizarro es que en su interior se localizaron botellas de vino y preservativos, y al lugar solo podían entrar tres funcionarios, uno de ellos primo de Cesar Duarte y otro hermano del ex secretario General Mario Trevizo.

El simple hecho de usar recursos públicos para el disfrute personal es un abuso, pero el hacerlo a ese grado y en una escuela habla del nivel de impunidad y protección con el que esa camarilla se desenvolvía.

A la par el equipo corralista revela que pedirá ya su primer préstamo, debido a que de plano no tiene de donde echar mano para seguir funcionando en materia financiera.

Serán mil 800 millones el primer paquete con el que acudirán ante corporativos bancarios para hacerse de capital.

Y mientras salen a la luz los abusos de unos y la insolvente realidad económica de otros, los chihuahuenses vemos como este octubre es el mes más violento de los últimos años, en el tan solo en la primera quincena se superaron los 60 homicidios, la mayoría con características del crimen organizado.

Por si fuera poco Corral y Cabada están distanciados, por más que sus respectivos equipos y ellos mismos digan lo contrario. Hasta no verlos juntos, planeando, negociando, aterrizando proyectos, se podrá pensar que hay buena relación.

El panorama es complejo, aunque nadie pensaba que fuera a ser diferente, estamos justo como todos los analistas habían pronosticado que arrancaría el nuevo gobierno.

Ahora el reto para el gabinete entrante es hacer los ajustes en sus dependencias lo antes posible, cambiar a quienes tengan que irse, y arrancar el proyecto de trabajo de forma inmediata. Dejar que solo las áreas responsables se pongan a buscar abusos del pasado, ya que no puede el gobierno entero volcarse para hallar corruptelas de los anteriores.

A Cesar Duarte su partido lo ha dejado solo, no tanto como a Javier Duarte, pero hasta el momento nadie se toma la molestia siquiera de agradecerle por su sexenio, síntoma inequívoco que desde “arriba” hay órdenes de no dejarse ver con él. Veremos si tan solo es una ley del hielo mediática, o si de verdad están molestos con lo que dejó a su paso.